viernes, septiembre 03, 2004

Moriria por ella*

Se acerco a la ventana y prendio su cuarto cigarrillo, miro por entre las persianas hacia la calle, el cielo parecia haberse desgarrado y la lluvia queria arrasar con todo, limpiar la tierra de una vez por todas, un nuevo diluvio redentor, una luz fantasmal inundo la habitacion, todo se veia desierto, pero Callahan sabia que ahi estaban ellos, esperando.

Callahan era un tipo duro, no de esos duros de pelicula, era en verdad un tipo duro, uno de esos que pueden cagarte la vida en dos minutos, fumarse un cigarrillo y volvertela a cagar, y tampoco era como esos afeminados de hollywood, llenos de codigos eticos y arrebatos heroicos, simplemente era practico, si no era practico joderte, no lo hacia, no se metia en problemas innecesarios, por eso mismo es que no podia entender todavia como habia llegado a esa situacion, O`Ralley lo tenia agarrado de las pelotas, un solo descuido, un momento de distraccion y de pronto su vida dependia de un irlandes cojedor de ovejas, ¿como habia llegado a esa situacion? por un error, un maldito error, todavia podia oir las carcajadas de ese cerdo retumbar en su cabeza.

Ahora solo podia depender de ella, Eva, su Eva, su maldita Eva, O´Ralley lo especifico asi, tenia que ser Eva la que saliera a solucionar el problema, y no es que Callahan temiera algo, por que un tipo como el solo podia tener a una mujer como el; una mujer que supiera cuidarse sola, pero era la maldita sensacion de tener las manos atadas, la impotencia de saberse acorralado por un maldito imbecil.

-Yo deberia ir, maldita sea, yo deberia ir -decia Callahan atragantandose con las palabras.-
-Sabes muy bien que si asomas tu nariz por esa puerta, te la volaran junto con esa tetera que tienes por cabeza -decia Eva mientras se vestia y encendia un cigarrillo- Y no es que me sienta muy unida a ella, sabes? pero no me gustaria tener que limpiar tus sesos del piso toda la noche.-
Callahan la miro divertido, esa era una de las cosas que admiraba de ella.

Pero ahora no estaba nada divertido, se habia tardado, se habia tardado mas de la cuenta, y el no podia hacer nada, solo fumar e imaginar lo que haria con O`Ralley una vez que Eva estuviera fuera de peligro, si, O´Ralley estaba jodido, estaba jodido bien jodido.

La noche habia caido sobre Barrio Viejo, un lugar en donde uno no debia estar si no debia estar, uno de esos lugares con sus propias reglas, su propia ley, un lugar en donde estar una noche en un cuarto inmundo, lleno de ratas que peleaban por los restos de otra, asomado por una ventana, fumando un cigarrillo tras otro esperando por una mujer con un 38 en la mano era una cosa normal.

No podia mas, tenia que salir a buscarla, O´Ralley y su banda de inutiles simios se podia ir al infierno, ya veria como, pero cuando tuviera a ese bastardo enfrente le meteria una botella de ese asqueroso whisky que tomaba por el culo, ahora lo importante era poder salir del hotelucho y empezar a buscar a Eva, -Mierda, si he de morir, ¿que mejor que morir por ella?, es una razon tan buena como cualquiera. -se dijo Callahan mientras se enfundaba la 38 bajo la chaqueta, miro una vez mas por la ventana y apago su cigarrillo.

Justo cuando abria la puerta para salir corriendo, se topo de frente con Eva, que casi suelta la bolsa que traia apretada en su pecho.

-Mierda Jack!, casi me matas del susto -dijo recuperandose.-
-¿Que ha pasado? ¿en donde diablos estabas? -Gritaba Callahan mientras miraba a ambos lados del pasillo.-
-Estas como una cabra, calmate Jack -repetia Eva mientras lo apartaba y entraba a la habitacion-
-Claro que estoy como una cabra, estaba a punto de salir y matar a cualquiera que se me pusiera en frente -ladraba Callahan-
-Si, con esa enorme pistola que asoma por debajo de tu brazo no crei que fueras a escuchar misa...tenia que pasar con Smithy, lo sabes, sabes que tenia que ser hoy -Eva puso la bolsa sobre la mesa-
-Claro, claro, pero maldita sea mujer! por que no me llamaste? -preguntaba enfurecido-
-Ah, es que se me acabo el credito- dijo tranquilamente Eva-
-Ah, bueno, bueno, ¿me preparas un sandwich con mostaza?- respondio Callahan con cara de hambre.-

Fin.



¿Leyeron ese fiasco? ¿y a que viene semejante mamada? pues a nada, nomas es para demostrarle a cierta encantadora persona que la frase Se me acabo el credito no puede ser un buen final bajo ninguna circunstancia, asi que para la otra le pido de la manera mas atenta que no interponga sus limitados y prosaicos recursos literarios frente a mi delicado proceso creativo.

*Ademas queria hacer un chafa fusil/homenaje a
Sin City de Frank Miller, que he estado leyendo.

Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog