miércoles, noviembre 10, 2004

Ranflas, Arneros y demas chatarras

Ahhh...hace rato maneje un vocho, hace años que no manejaba uno, y no se si yo creci o esas madres se encogieron, pero ya no quepo, juar! las patas se me hacen bolas en los pedales y los codos se me encajan en las costillas.

Y pensar que yo aprendi a manejar en un vocho...tenia creo que 14 años, y era de un amigo, era el famoso Lambervocho o La Pantera Rosa (toda la plancha estaba pintada de rosa, para que no se picara) en realidad aprendi a manejar a lo bestia, nomas viendo, un dia mi amigo me dijo "ten llevatelo, yo te alcanzo ahi" y yo "pero nunca he agarrado una madre de estas (ni de otras)" "Oh, no mames, tu llevatelo" y ahi voy yo, jaloneandome como borracho en pleito, asi aprendi, y asi manejo todavia, juar.

Luego, ese mismo amigo tuvo un Mustang Cobra 69, no recuerdo que modelo exactamente, pero era de aquellos chiquitos que parecian Datsun, nomas que traia un motor 302...jajaja, como corria la chingadera!...le deciamos la Ranfla, las puertas no abrian, pero como corria...la pintura se caia, pero como corria...fue la primera vez que agarre un auto con tres velocidades, mi cuate me cagaba por que no forzaba la primera lo suficiente, y como corria...un dia que no teniamos nada que hacer, nos agarro la pinche loquera de hacerle un quemacocos, asi que con cincel y martillo en mano, le dimos en su madre al toldo...jajajaja, asi andabamos, con el hoyote ese en el techo, pero ese hoyote, del que todos se burlaban, un dia nos salvo la vida, veniamos por una calle del centro, cuando empezamos a oler a quemado, y de la nada, una pinche humareda lleno el interior de la Ranfla, unos cables debajo del volante hicieron corto, y como las puertas no abrian (si, entrabamos a la Dukes de Hazzard) salimos por el "quemacocos" como en pelicula, "quitate" "ni madres" "yo primero" "hazte a la verga" "muevete cabron", cagados de risa.

Luego, en otra loquera, en un taller nos dice un mecanico:

-¿Cuanto por el mustang?
-dame ese Rambler de ahi
-va

Y asi, sin mas, se cambiaron las llaves, como veniamos en otro auto, me dice mi cuate (de nuevo)

-Andale cabron, llevatelo y yo te sigo
-Ora

Me subo, le meto la llave y veo alternativamente los pedales y el volante, los pedales y el volante, los pedales y el...

-Oye, le sobra un pedal...
-jajaja, no mames
-Me cae! mira
-Si seras pendejo, es estandar
-¿y ontan las velocidades?
-Es esa palanca en el volante
-Ah chinga! ¿y esto como se maneja?
-Mira, arriba y hacia ti es primera, hacia abajo y hacia dentro es segunda, arriba y hacia afuera es tercera y hacia abajo y hacia afuera es reversa
-No mames, me voy a dar en mi madre
-Tu dale, al fin que es pura lamina

Y ahi voy yo, cagado de risa todo el camino tratando de meterle las velocidades a esa madre, el Arnero (el apodo del rambler) tenia la bonita costumbre de cruzar las velocidades, asi que a veces uno metia primera y madres! ahi iba uno pa´ atras.

Tambien por esos tiempos hubo un zafari convertible, que segun nosotros tratamos de ajustar y le pusimos los anillos al reves...jajajajajaja, parecia fumigadora, tambien una camionetita cagadisima, viejisima, la Hormiga, en la caja le pusimos un sillon y asi andabamos por toda la colonia, subiendo a los cuates, la pintamos con spray negro y rojo.

Eran los tiempos adolescentes en que un auto te hacia el dueño del mundo, (o ser uno con el universo, como diria el buen Guffo, nomas que version adolescente) aunque no habia mucho que hacer, mas que ir a visitar a las amigas y dar vueltas a lo guey, pero en fin...Eran los tiempos en los que subirse a esas carcachas era toda una aventura, uno nunca sabia que le iba a fallar esa vez, ¿salir a una fiesta? llevate ropa extra, eran los dias de apestar a gasolina y traer las uñas llenas de grasa, de calambres en las patas por empujar tanto, de abrir el cofre y meterle mano, de traer una autentica caja de herramientas en la cajuela y minimo un distribuidor, bujias, mangueras, cables, bandas y aceite, de tapar el carburador con una mano mientras le gritas al otro "a ver, dale"...

No como ahora, que un auto se para y al abrir el cofre uno nomas ve una capa continua de aluminio y un logotipotote, y paga una fortuna por que un foquito se prendio, chale.


Yo.

7 comentarios:

Rox dijo...

ahhh mi carro no tiene un nombre chido como esos :(

Huevo dijo...

No, tu carro no califica como chatarra, nomas como "carro de vieja", solo una autentica carcacha ruidosa puede llevar un apodo.

carusito dijo...

jajaaja
deveras que hay carros que dejan huella en la memoria
mi primer carro era un vochito al que apodabamos el tetanos pues para subirse era necesario aplicarse tal vacuna y tambien el bote mezclero por el bonche de bondo que adornaba tal armatoste, pero como me pudo cuando lo vendi

Huevo dijo...

jajajajaja, "el tetanos" jajajaja

Si, cuando mi cuate vendio el Lambervocho, nos dio un no se que, tantas patoaventuras que pasamos con el, luego lo veiamos en la calle (condenado pueblo chico) y nos daba harta nostalgia.

Mario dijo...

Unos primos que tenían un vocho lo llamaban "El Huevo".
Pinches originales que son.

Saludos!

Guffo Caballero dijo...

Te faltó la bola de estopa tapando el tanque de gasolina jajaja. Un camarada tenía un vochito bien chido que le decíamos ¨el polvorón¨ y yo traía una caribe amarilla y le decíamos ¨la muela¨, porque estaba toda picada la cabrona... ah, pero traía clima juarjuar. Saludos.

clon dijo...

Ah, que tiempos aquellos, yo todavía estoy chavo yo hace poco me acabo de despedir de mi "Garro" un datsun 210 ´79 color amarillo canario. que pinche aventura.

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog