miércoles, octubre 12, 2005

Gastos Inutiles

Para mi, el dinero nunca ha significado mas que lo que es; un pedazo de papel con un monigote por un lado, un paisaje por el otro y casi siempre un idiota sosteniéndolo por una orilla.

No es importante en el aspecto de que no me quita el sueño tenerlo o no tenerlo. El dinero, como las olas y un cartero de pueblo, va y viene.

A mí el dinero en la bolsa me dura lo que un pedo en la mano: nada. (El valor cuantitativo de la anterior afirmación radica en numerosos estudios científicos, la mayoría de los cuales se pueden encontrar en el número especial de navidad de Nature y Science). Nunca me ha pesado gastar el dinero en lo que, en un momento dado, considero necesario.

Pero algunas veces, valoro el dinero tanto como cualquier otro, hay ocasiones en que uno desearía no haber gastado cierto dinero en cierta situación. Hay veces que uno quisiera tener una maquina del tiempo y regresar a ese momento para poder decirnos a nosotros mismos:

—Guarda esa cartera.
—¿Por que?
—Por que yo lo digo.
—¿Y quien eres tu?
—Yo soy tu.
—¿Mi?
—Tu.


Si después de un dialogo tan imbecil no nos provocamos una trombosis cuádruple, podemos convencernos de que el gasto que estamos dispuestos a hacer es en vano, obsoleto e inútil como un sombrero de hongo y tan ridículo como este.

¿A que tipo de gastos me refiero? Ahh, a los gastos que más desgastan: lo que gastamos en las mujeres.

Por que las mujeres nos gastan, nos gastan como neumáticos de microbús. Una de las cualidades innatas de las mujeres es —aparte de lograr verse dos tallas más gordas con cualquier ropa— hacernos gastar a lo idiota. No hay mujer que no se sienta halagada por que un fulano en turno se gaste media quincena en ella, y no hay fulano en turno que no espere recibir a cambio de dicho gasto, en el peor de los casos; un besito, y en el mejor; un happy ending.

Sobra decir que la mayoría de las veces lo único que recibe el fulano es la cuenta y un sablazo de miedo en su nomina.

Expondré algunos ejemplos personales en los que la posesión de dicha maquina del tiempo me hubiera sido de mucha utilidad. (Con algún comentario sobre en que hubiera sido mas provechoso utilizar dicho dinero)

Aquella cena en El Portón De Santiago. Con ese dinero hubiera podido comprarme una bufanda, que no me gustan y nunca uso. Punto para la Bufanda.

Cuatro horas y tres litros de cerveza en el Billar Bingo. Alcanzaba para cuatro frascos de alcaparras, que nunca he probado y que no pienso probar. Punto para las Alcaparras.

Una comida en Beer Factory, camarones y cerveza. De haber sabido, hubiera comprado mejor dos tomos de las memorias del Capitán Nelson, que hubieran servido perfectamente como proyectiles destinados a causar fractura en la base del cráneo. Punto para el Capitán Nelson.

Cuatro horas de llamadas de larga distancia al interior de la republica. Con ese dinero hubiera podido comprar un perro, al que no tengo donde poner y no puedo cuidar. Punto para el perro.

Un disco de un cantante infame como regalo. En su lugar hubiera comprado otro disco infame, que hubiera servido de frisbee para el perro que no puedo cuidar. Punto para el disco-frisbee

Ocho idas y vueltas a un domicilio, salida al Iconos, cover y bebidas. Ese dinero hubiera pagado dos meses de alimentación de una pareja de babuinos del África oriental, que me importan un carajo. Punto para los babuinos.

Café en Chucho el Roto. El dinero fue una nimiedad, pero por ahorrarme el suplicio de la tarde hubiera pagado diez veces más, lo que hubiera alcanzado para comprar dos engrapadoras. Punto para las engrapadoras.

Botella de vodka y pay de limón hecho por mis propias manos (no pregunten). Seis meses de subscripción para una revista de literatura alemana. No hablo alemán. Punto para los literatos alemanes.

Y así podría seguir, como siguen los acreedores a los deudores, pero no tiene caso. Si yo tuviera esa maquina del tiempo, lo más probable es que utilizaría las infinitas posibilidades que me ofrecería de un modo más productivo, por ejemplo, espiando a Cleopatra en pelotas. Snif.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog