lunes, octubre 31, 2005

Zapping Time

La televisión, si bien tiene un lugar en mi vida (vivo solo y tengo tres aparatos) ha dejado de ser, como lo fue hace años, algo que ocupe mucho de mi tiempo.

Si bien es cierto que todos los días, al llegar a mi casa enciendo el aparato, no significa que me siente a verlo, mas que nada utilizo la televisión como ruido de fondo, no se a que se deba esto, pero haga lo que haga, tengo que tener la televisión encendida, aun sin volumen, incluso escuchando música, la televisión casi siempre esta prendida. (esto da lugar a imágenes bastante surreales, como programas de la segunda guerra mundial con música de Haggard de fondo o López Doriga como vocalista de Pantera)

Es solo después de las 9 de la noche en que realmente le pongo atención, y eso solo porque a esa hora empiezan los programas que realmente veo.

Hace un tiempo me hice fan de algunos canales en especial, como el Discovery y el History Channel, incluso de Sony, y últimamente he agregado a mi lista People&Arts, de ahí en fuera, es raro que vea otros canales (MTV, que en mi adolescencia ocupaba el trono de mi control remoto, ahora anda perdido en no se que canal; en la televisión de mi cuarto ni siquiera lo tengo programado)

Del Discovery veo, obviamente, Mythbusters (que últimamente me movieron de horario y los traigo medio perdidos), programa que aparte de ser divertido y provocador de envidias mal pedo -¿que te paguen por destruir cosas? pffft- tiene como bonus a Kari Byron, la única pelirroja por la que suspiro. Overhaulin también me produce agruras de celos, lo mismo que Rides. De Sony ya me se de memoria todos los capítulos de CSI, y aun espero que regresen a un horario nocturno a Seinfeld (¿como es posible que haya gente que nunca haya visto la mejor serie cómica de todos los tiempos?).

Y de People&Arts no me pierdo American Chopper, esas pinches motos no tienen madre, sobre todo The Black Widow (la vi en una replica a escala en el D.F, pero no pude comprarla, snif). The Apprentice es cagado por los desplantes mamones de Donald Trump (y como se empiezan a culpar unos a otros al final), The Contender tambien era divertido, sobre todo al ver a Stallone hablar como si en verdad hubiera sido un boxeador, juar) Tampoco me pierdo, por obvias razones, Miami Ink (quiero seguir mi tatuaje, pero me duele, snif). También a veces veo, por puro morbo, Wifeswap, nomás para sorprenderme del descaro de los productores al mezclar polos opuestos: Una negra cristiana con una pareja de lesbianas, una hippie comunal con un Hell's Angel, una adicta al fitness con una familia de italianos gordos, etc, etc. Es fácil predecir lo que vendrá: Una negra en una familia del Ku Klux Klan, una musulmana intercambiada con una familia de rednecks y una nieta de Eva Braun con una familia de judíos polacos. Incluso ya se piensa en una versión para México, en donde Elba Esther Gordillo será intercambiada con la esposa de Roberto Madrazo y otra en donde pongan a Martha Sahagun a plancharle las camisas al Peje. Todo un éxito.

Ahh, y no puede faltar el soft porno! balín de The Film Zone, así como el Playboy Channel, que decodificado y todo, sirve para hacer divertidas adivinanzas "¿Es eso una teta, un huevo o una nalga?”


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog