lunes, diciembre 12, 2005

Oldboy

Ayer domingo, con una cruda a cuestas, me propuse pasar todo el día tirando hueva, así que salí a rentar películas, videojuegos y pedí una pizza.

A mi el cine gringo me da hueva, sobre todo ese que se quiere hacer pasar por inteligente. Me refiero a ese montón de películas conocidas como thrillers o de suspense, por no hablar ya de las de pseudo terror (uno se espanta mas cuando paga 100 pesos por unas palomitas y dos pinches refrescos). Ya solo me llaman la atención las películas que restan: las autoaceptadas como malas y churros; que son infinitamente mas divertidas y honestas.

Así que con gran alegría descubrí que en Blockbuster algún ejecutivo se dio un putazo en la cabeza y decidió incluir una nueva sección de cine asiático (Y otra de cine de arte, mas completa que la anterior versión), que por mucho, se esta llevando a las pendejadas gringas actualmente.

Hay bastantes de Takashi Miike (el que algunos llaman el Tarantino japonés), de Hideo Nakata, Takashi Shimizu etc, etc. También hay de cine coreano, chino y demás linduras.

Y también estaba Oldboy, del coreano Park Chan-Wook, de la que había oído dos buenas reseñas, así que me la lleve.

Y ohhhh... ¿Que pedo con esos pinches amarillos?

Este es el perfecto ejemplo de una película que un gringo seria incapaz de filmar. Y estoy seguro que si hipotéticamente se hiciera una versión joligudense, la harían mierda.

Porque la película es buena, es buenísima. Fuerte, extraña, violenta, cruda, original y sobre todo, impredecible y escalofriante como un gorila con una navaja.

Una breve reseña (sin spoilers, pa' que vean que buena gente soy):

Oh Dae-Su (así se llama, ¿que quieren?) es un empresario que un día se pone una megapeda y va a parar a la comisaría. Ahí se ve que su personalidad no es la mas agradable, por decirlo de alguna manera. Digamos que podría ser la versión takataka de nuestro ex diputado Feliz Salgado Macedonio.

Cuando un amigo va y lo saca, se detienen en una caseta para hacer una llamada a la esposa e hija de Oh Dae-Su (así se llama), pero de pronto, mientras su amigo esta al teléfono, Oh Dae-Su (así se llama) desaparece.

Lo vemos después cuando despierta en una habitación que hace las veces de celda. Tiene baño, cama, televisión y varios cuadernos en blanco. Nadie le dice porque esta ahí ni por cuanto tiempo.

Y pasan quince años.

En esos quince años Oh Dae-Su (así se llama) sufre una transformación tanto física como mental, se prepara día a día para el momento en que pueda escapar y pueda vengarse del que le hizo eso. Así que un día, cuando le falta menos de un mes para terminar un hoyo en la pared (que le ha costado nueve años hacer), de pronto, sin explicaciones, despierta en una azotea con una maleta, un celular y dinero.

Y aquí empieza la búsqueda de Oh Dae-Su (así se llama) de él o los que lo encerraron sin una razón aparente. Y sobre todo, aquí empieza lo impredecible de la película, porque por mas que uno ponga atención, jamás sabe que chingados va a pasar a continuación, Y esto no quiere decir que la película caiga en el absurdo, no, sencillamente, la historia es mas profunda y confusa de lo que parecía al principio.

Llega un momento en que Oh Dae-Su (así se llama) al encontrar al autor de sus desvelos (que no eran muchos, porque cuando estaba encerrado a cada rato lo gaseaban para jetearlo y hacerle algunas cosillas...en fin) tiene que dejar a un lado su sed de venganza (que como todos sabemos, es un plato que se come mejor frío y con aceitunas...por cierto, ¿porque si se habla de la "sed de venganza" a continuación siempre de dice lo del "plato frío"? ¿Acaso se refieren a una sopa? ¿Una sopa fría? ¿De coditos con mayonesa? mmm...coditos...)

¿En que chingados estaba?

Ahh si, que cuando Oh Dae-Su (así se llama) se topa con el mero ojete, tiene que dejar a un lado su venganza porque la curiosidad del por qué empezó todo es mas fuerte. Y uno como espectador esta igual de intrigado que Oh Dae-Su (así se llama), así que la película se complica cada vez mas y mas y mas hasta que...verga! Uno se entera de cual fue la verdadera razón de los quince años de encierro.

Y entonces uno exclama: "No mamen!" Pero es un "No mamen!" bueno, quiero decir que uno lo dice dentro del contexto de la película, del tipo "No mamen! pobre Oh Dae-Su (así se llama) no era para tanto! pinche Lee Woo Jin! (el mero malo)"

Y cuando uno cree que si bien lo que hizo Oh Dae-Su (así se llama) no merecía lo que paso, cuando uno comprende el alcance de la venganza de Lee Woo Jin (el mero malo) a uno se le arrugan los huevos (o los ovarios según los cromosomas) al momento de hacer un breve rewind mental sobre escenas anteriores de la película.

Y el final...oh, que pinche final, pero ese si no se los cuento porque seria cagar toda la película.

Oh Dae-Su (así se llama, neta) nos enseña que un martillo sirve para arrancar dientes y fracturar dedos, pero no para peinarse*.

Repito, pinches takatakas, tienen pedos, pero los saben utilizar para crear cosas bastantes chingonas.

Así que ya saben, corran al Blockbuster y renten esta madre. Eso si, no esperen una peliculita joligudense; aquí no les explican todo el argumento como si fueran retrasados mentales, tienen que usar esa caja de serrin que tienen sobre los hombros.



Yo.



*Esta escena es uno de los mejores secuencias de pelea que he visto, sobre todo por dos cosas: es una sola toma, sin cortes y ademas es dolorosamente realista.

2 comentarios:

DiaNa! dijo...

:S Me mataba la curiosidad!! la baje, la vi! i al final casi vomitoo!!!

Pinches coreanos enfermos!

Anónimo dijo...

EN ESE ENTONCES TE IMAGINABAS QUE JOLIGUD EN VERDAD IBA A HACER SU VERSION Y QUE EN EFECTO LA IBAN A CAGAR?? CREEPY

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog