sábado, diciembre 31, 2005

Y ya, a lo que sigue.

Todo mundo esta posteando sus cierres de año. Yo me había resistido no por no ser parte de la masa, sencillamente porque no se me antojaba hacer un recuento de los daños que dejo este año en mi vida.

Pero ayer por la noche, mientras veía una película que no tenía nada que ver con ningún tema, se me vino a la cabeza de golpe una avalancha de imágenes. Así que no me queda mas remedio que exorcizar algunos demonios para así, siguiendo una costumbre personal (que incluso ya podría considerar tradicional) haga una especie de cierre, de closure, en una etapa totalmente arbitraria y sin ningún significado real como es el cambio de año de una manera —vamos pues, no soy un total inadaptado— simbólica. Además, soy tan poco comunicativo con el mundo exterior que así me es más fácil visualizar mis pedos más allá de las suturas de mis parietales.

Este año fue, con mucho, en el que entraron —y salieron— mas personas en mi vida.

Primero, en cuanto a las que salieron, esta, de manera obvia, el que fue mi mejor amigo (no voy a decir "o eso creí" porque seria una pendejada, muchas veces nos demostramos esa amistad, supongo que sencillamente, nuestras —o sus— prioridades cambiaron con el paso de los años) durante mas de la mitad de mi vida; Pedro.

No pienso decir mucho, porque no hay mucho que decir. En, mmm, los ocho meses que han pasado desde que le dije que se fuera a la mierda no he sabido nada de él mas que lo que en un par de ocasiones su hermano Pablo me ha comentado en burla. Nunca hubo un intento de acercamiento de su parte, —si no contamos aquel mensaje en el que me decía "No seas puto y vamos a tomarnos una cerveza, como los hombres" Es curioso como vemos las cosas de tan diferente manera. Como si la hombría dependiera de nuestra capacidad de hacernos pendejos y pretender que no debemos tomar responsabilidad por nuestros actos— y por la mía ya no hay interés. Y es verdad, en estos meses aprendí —obligadamente, de una manera forzada— que la rutina en que nuestra amistad había caído (cosa que yo siempre había criticado en otras personas) no era sana, que ese ciclo borrachera-anécdotas-silencio-chiste viejo-borrachera algún día tenia que terminar. No estoy diciendo con esto que haya sido fácil darme cuenta de que era inevitable, claro que a veces extraño ese nivel de comprensión cuasi-perfecta en cosas que no vienen al caso comentar, pero sorprendentemente no extraño tanto aquello como esperaba, en realidad creo que la entropía había avanzado demasiado; por ejemplo, ahora, después de que el sistema cerrado se rompio, estoy seguro que he crecido mas interiormente en unos meses que lo que lo había hecho en varios años. Sad but true.

Luego tenemos al casi desfile de personas que pasaron frente a la banqueta que es mi persona y mi vida. Muchas de ellas se detuvieron un momento, hicieron lo que les correspondía y luego siguieron su camino, dejando tras de si solo un reguero de serpentinas que afortunadamente yo no tengo que recoger. Porque en realidad no soy la banqueta, soy el edificio que esta detrás, con una vista trasera que nada tiene que ver con el escenario que se me ofrece al frente.

Claro, todas estas personas son importantes —sobre todo para ellas mismas, estoy seguro que sus recuerdos serán archivados en una categoría totalmente diferente que la mía— y en cierta manera su paso sirvió para algo. Espero sinceramente que les haya servido más a ellas que lo que me sirvió a mí, ja.

Y esto forzosamente me lleva a pensar en lo que traerá el próximo año. Cuando era niño trataba de imaginar como seria yo cuando fuera el año 2000, para ese entonces tendría yo 24 años. Me imaginaba adulto y formal, una extensión de mi papa, supongo. Ahora, seis años después de aquella imagen infantil, no se como me veré el año siguiente. De lo que estoy seguro es de que no quiero un año como el que paso. Si, algunas veces la pase bien, algunas muy mal, de lo único que estoy seguro es de que quiero que mi cinismo alcance cotas inimaginables, ya que el cinismo es lo único que nos convierte en humanos: aceptando que el mundo no es como nos dijeron que iba a ser, que la vida no es el enorme centro comercial que nos hemos forzado a creer, que las personas son solo eso; personas con mas defectos que virtudes, con ambiciones tontas, sueños rotos y necesidades inalcanzables, siendo cínico —realista, en mi diccionario— de corazón es de la única manera que uno puede vivir realmente feliz. Porque la felicidad no depende de esperar algo, la felicidad consiste en vivir consciente de lo que somos, tenemos y queremos. Es por eso que el mundo esta lleno de gente —y aquí, en verdad, no me cuento yo— amarga y decepcionada, gente frustrada que busca llenar su ya vacía vida con más vacío: como si la vacuidad pudiera llenarse de si misma. Yo, a mi muy personal manera, soy feliz. No con esa felicidad estupida de postal o de anuncio de revista; no, es una felicidad brumosa, pacifica, mordaz, mía.

Así que este año que termina me deja con una sensación de incomodidad, como cuando uno pasa un tope a demasiada velocidad; sabe que sí hay daño, este no va a ser visible, pero se va a sentir en algún momento. Afortunadamente, casi siempre el daño no pasa de ser un ruido de fondo, pero para eso, solo hay que subir el volumen del estereo y asunto arreglado.

De todos modos, ningún auto es para siempre, algún día dejaremos este mundo, mientras tanto, los ruidos se iran acumulando en nosotros. Por suerte, existe un efecto en acústica que no recuerdo como se llama, en el que dos fuentes de sonido se anulan una a la otra al hacer coincidir los picos y los valles en las ondas de sus frecuencias, así que solo tenemos que encontrar a alguien igual de ruidoso que nosotros y acelerar hasta que se acabe el combustible.

Por lo pronto, en cuanto al desagradable tema de los propósitos para el próximo año, dejare que sean los demás los que se decepcionen a si mismos. Yo solo me propongo seguir siendo yo, haciendo todo lo que sea necesario para esto.


Así que 2005, me fui.



Yo.

1 comentario:

sofia Altamirano dijo...

Hola me gustaron muchos tus post, y te recomoiendo que habras una cuenta de www.bliggoo.com
es mas atractivo y mas popular que los blogger.

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog