lunes, enero 16, 2006

De Transformers y hueva.

Pocas cosas me cagan, me frustran y me aburen tanto como la gente transformer.

En especifico me refiero a esas personas que cuando están solas te tratan y se comportan de una manera, pero en cuanto están con su pareja, novio, amante, concubino, súcubo o fuck partner, cual patético Decepticon, se transforman en una persona totalmente diferente.

Chingao, ¿Pues que no las relaciones se deben basar en la confianza? ¿Y donde queda dicha confianza cuando por las razones que sean, eres de una forma en función de la persona que esta a tu lado?

Más concretamente aun; eso me caga en mi ex.

Debido a algunos negocios, aun la sigo viendo y hablo con ella de vez en cuando. Y he aquí el pedo. Porque cuando la veo estando sola, es amable y hasta simpática. Es, sencillamente, como es y nos tratamos bastante bien, como se supone que dos personas adultas que compartieron de una forma u otra la mitad de sus vidas deben hacerlo.

Pero en cuanto le hablo por teléfono y escucho del otro lado (y hasta puedo ver claramente en mi mente la jeta que pone) un seco, frío y altanero "¿Que quieres?" de inmediato se que esta con su novio.

Ahora bien, yo he hecho todo lo humanamente posible por dejar en claro que a mi ella ya no me interesa, nada, cero, en absoluto. Pero no se porque extrañas y misteriosas razones su novio se sigue emputando porque ella hable conmigo. Carajo, yo ya ando en otros planos a miles de años luz de distancia de lo que alguna vez fuimos y tuvimos y me da risa que me sigan poniendo en una situación en la que estuve hace 10 años.

Lo que me aburre no es que ella adopte su pose de "Te-aguanto-por-que-tengo-que-pero-que-quede-claro-que-ya-no-siento-ni-simpatia-por-ti", eso a mi me vale madres, cada quien sus pedos y necesidades afectivas. Y se lo he dicho: A mi trátame como se te de la puta gana, pero se consistente; no seas pinche hipócrita, trátame bien o de la verga todo el tiempo, no según la persona que este contigo.

Y lo más triste es que cuando entra en su risible modo bitch from hell, mi ennui da paso a la risa y a la conmiseración patética. Desgraciadamente la saludable indiferencia que sentía hacia ella se esta volviendo, gracias a sus constantes desplantes infantiles, en mucha hueva y bastante penita ajena.

Pinches viejas, por eso nadie las quiere.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog