miércoles, enero 11, 2006

Eggolatra

Me mandaron la direccion de esta pagina, llamada egoSurf, en donde mediante algun tipo de magia oscura y ancestral, te dicen que tantas referencias de tu blog aparecen en varios buscadores y/o paginas de ranqueos, luego sobre esto asignan un puntaje del que no entendi la mecanica cuantica.

Estos son los resultados de este cuchitril:




La neta no me puse a buscar otras direcciones, así que no se si es mucho o poco. Si alguno lo prueba me dice, para saber si reír o llorar, snif.

Ahora bien, en realidad, ¿Que significa esto del alimento del ego por el hecho de ser mas nombrado, visitado o linkeado que otro cabron? No tengo idea.

Porque siendo realistas, no importa que nuestro blog tenga 50, 200 o 1000 visitas al día, si en todo caso los que comentan son los mismos 15 de siempre. ¿Que se le gana o donde esta el alimento que generan las otras 485 visitas?

Y más aun, en el momento que uno se emociona por sus risibles estadísticas, no hay más que visitar páginas que si tienen un número de visitas significante. Tomemos por ejemplo a Maddox, con su millón o millón y medio de visitas por post.

A veces pienso que nuestros blogs y la impresión que podemos tener de ellos se asemeja mucho a cuando éramos niños y teníamos, en algún baldío, parque o patio trasero, una casita, club o guarida.

Muy laboriosos encimábamos pedazos de madera, tablas y cartones, uno sobre otro para darle una forma que vagamente asemejaba una cueva. Y en su interior afanosamente juntábamos porquerías que nos daban una sensación de magnificencia enorme; latas de chiles para sentarnos, guacales de frutas como mesas, pedazos de trapos como puertas y cortinas. Los mas creativos y emprendedores llegaban a sacar de sus casas verdaderas cosas de valor, como lámparas, cuchillos y demás parafernalia que les permitía imaginar que su espacio personal era algo digno de orgullo.

Y entonces nos sentábamos dentro y disfrutábamos de la envidia de los demás niños de la colonia.

Y ahora obviamente, con la justa proporción de las cosas que solo da el tiempo, nos damos cuenta de que lo que hacíamos no eran mas que porquerías y que los que nos envidiaban eran igual de ilusos que nosotros.

Así que ¿alimento para el ego? Que pobres somos si veinte "si, estoy de acuerdo contigo" y cinco "chingas a tu madre" nos alimentan. No debe sorprendernos por que hay tanto pinche adulto con transtornos alimenticios.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog