lunes, febrero 20, 2006

De Escaleras, Religion y Pesimismo.

Es curioso como la vida imita al arte. Desgraciadamente la mayoría de las veces la imitación es tan mala que dan ganas de ponerse a llorar.

Los desmanes que están causando los idiotas aquellos por las caricaturas de Mahoma me deprimen, me deprimen porque confirman lo que desde hace mucho, pesimistamente sostengo.

El viernes empecé a leer "Las Fuentes del Paraíso" de Arthur C. Clarke. No pude soltarlo hasta las tres y media de la mañana, cuando lo termine. Ese es el Clarke que me gusta, imaginativo, propositivo e irreverente.

En dicho libro, Clarke propone, en boca del protagonista, la posibilidad de construir una torre (o puente, cuestión de enfoque; solo se trata de imaginarlo horizontalmente), un ascensor espacial que parta de la superficie de la Tierra, en el ecuador, hasta uno de los puntos estables de la orbita geosincronica, (con un obvio contrapeso de la misma longitud hacia el otro lado, para contrarrestar la caída libre y mantener derecha la estructura)

Dicha torre o Escalera al Cielo (se oye a lo lejos un solo de guitarra), serviría como elevador para poner en orbita materiales (y estudiar el Cinturón Van Allen, que atravesaría limpiamente), sin la necesidad del brutal gasto que conlleva un despegue de una nave desde el suelo.

Muchos pensaran "Que mamada, es imposible construir una torre de 40,000 kilómetros de altura" pues bien, he ahí la maravilla de la Ciencia Ficción (y del genio de Clarke); lo único que se necesita es inventar un material resistente, en este caso un hiperfilamento de diamante (o mas bien carbono) molecularmente modificado, cuyas propiedades permiten dicha construcción. Esto no es inverosímil, Clarke no es ningún pendejo y la extrapolación que hace es insultante en su obviedad y sencillez.

Pero bueno, ya estoy divagando (como siempre que empiezo a hablar sobre CF, snif). El punto es que es posible y se hace.

Lo que me llamo la atención de libro es un hecho aparentemente aislado que cambia completamente a la sociedad y su manera de enfocar la religión.

En la historia se habla de cuando llego el Velero Espacial.

Un día, los astrónomos detectaron un objeto que se dirigía directamente al sistema solar, cuando ya esta cerca de la orbita de Neptuno, se descubre que es una especie de sonda alienígena.

Dicha sonda llevaba viajando 60,000 años de estrella a estrella, estudiando a las civilizaciones que iba encontrando en su camino.

Nosotros somos solo una de muchas que ha descubierto.

Lo interesante es que, aun siendo una sonda no tripulada, poseía cierta inteligencia artificial que le permitía intercambiar información con nosotros; así pues, mientras atravesaba el sistema solar como un cometa, recogía información de nosotros a la vez que nos brindaba la que tenia en su poder.

Ahora bien, he aquí lo interesante. De entrada, entre otras muchas cosas, la sonda nos confirma por fin que no estamos solos, y de coletazo, obviamente, hace temblar el edificio de la religión hasta sus cimientos.

Clarke se avienta la puntada cagadisima. Hace que el departamento de Filosofía de la Universidad de Chicago le mande al velero Estelar toda la Summa Theologica para que la analice... y este es el desastroso resultado:

"He analizado los argumentos de su llamado Santo Tomas de Aquino, como solicitaron en su mensaje 145, secuencia 3, de Junio 2, 2069 GMT 18.42. La mayor parte del contenido parece cháchara sin sentido y desprovista de toda información, pero indico a continuación 192 falacias expresadas en la lógica simbólica de sus referencias Matemáticas 43 del 29 de mayo 2069 GMT 02.51.
Falacia 1... (Sigue una lista de 75 paginas impresas)"

Jajaja, el Velero tardo menos de una hora en demoler a Santo Tomas.

A continuación el Velero mando este mensaje:

"La hipótesis a la que se refieren como Dios, aunque no puede ser rechazada por la mera lógica, es innecesaria por la siguiente razón.

Si damos por sentado que el universo puede ser abro comillas explicado cierro comillas como la creación de una entidad conocida como Dios, el debe ser, obviamente, de un grado de organización mas alto que su producto. Por lo tanto, hemos doblado con exceso el tamaño del problema original y dado el primer paso hacia un razonamiento inverso de infinita divergencia. Guillermo de Ockham señalo ya en su siglo XIV que no se deben multiplicar innecesariamente las entidades. Por lo tanto no puedo comprender por que continua este debate."


Por eso amo la ciencia ficción.

Entre otras cosas, el Velero responde a una pregunta muy curiosa; de las docenas (cientos) de civilizaciones que el velero había estudiado, solo tres tenían un concepto religioso de Dios-Creador. Y en todas ellas los vástagos eran producto de dos padres y crecían a su lado en un ambiente familiar por lo menos por un tiempo.

Y esto esta relacionado con lo que decía Sagan en "El Mundo y sus demonios" sobre la similitud entre el nacimiento y la visión religiosa. Todo comenzó en el Paraíso (el útero), fuimos expulsados dolorosamente (nacemos) y lo único que deseamos al morir es regresar al Paraíso (a la comodidad y seguridad del vientre materno). Sagan incluso se aventura a sugerir que la visión del túnel con la luz al final puede ser un recuerdo inconsciente del momento de nacer.

En la novela de Clarke la humanidad tiene que deconstruirse espiritualmente para renacer de un modo totalmente diferente.

Y ahora regreso a lo deprimente de la situación con los musulmanes.

Yo me empapo y sueño con momentos e imágenes como las descritas anteriormente, y cuando regreso de ese universo paralelo y veo lo que sucede en este culo de planeta, me doy cuenta de que es muy probable que no sobrevivamos a nuestra infancia tecnológica (ni mental), y que ni siquiera estoy seguro de que lo merezcamos.

Somos como niños en una habitación, peleando por juguetes, cuando afuera se encuentra todo un mundo esperándonos, todo un universo lleno de maravillas... pero nosotros solo nos preocupamos, lloramos y pataleamos por la estupida pelotita roja de otro niño.

Lo malo es que estos niños cuentan con juguetes capaces de aniquilarlos.

Me deprime pensar que algo que un ser humano puede imaginar y desear, algo maravilloso, probablemente jamás será posible, precisamente porque hay otros seres como él, que pudiendo pensar cosas tan grandes, piensan solo en caricaturas.

Existe un argumento muy usado en la ciencia ficción, que puede resumirse así: Sí existen civilizaciones mas avanzadas que la nuestra, son lo suficientemente inteligentes como para dejar que nos destruyamos solos.

Estoy de acuerdo con ellos.


Yo.

1 comentario:

weboneitor dijo...

NO-MA-MAR
Este es el tipo de cosas que deberias escribir ahora!! Es una irresponsabilidad no hacerlo teniendo tal capacidad de persuasion, de verdad, llevo 2 años leyendo tu blog y esto no es lo mejor que te he leido pero si lo que mas me ha convencido de que me urge entrar de lleno a la lectura de CF.

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog