viernes, marzo 03, 2006

Que Desagradable.

En días pasados, el universo, como suele hacer dos veces al mes, se confabulo en mi contra y me obsequio con un minidesfile de personas que poseían una o varias características que, en lo personal, me desagradan muchísimo. Por ejemplo:

—Las personas con frente estrecha.

Y no hablo metafóricamente, no, lo digo literalmente. Esas personas que tienen una frente pequeñita, como de mono araña. A las que les empieza a crecer el cabello a centímetro y medio de las cejas, que en lugar de tener la línea del cabello como una "M" decente, tienen una especie de "W". Esas personas me arruinan el día nomás de verlas. Caso contrario son las mujeres con pico de viuda, ahhh, casense conmigo, snif.

—Las uñas descarapeladas.

Arrrg, pocas cosas pueden cagarme tanto en una mujer como las uñas descarapeladas. De hecho, para mi es el turn off mas grande que existe. Si una mujer me gusta tanto como para dedicarle mas de 3 puñetas y luego la veo con las uñas descarapeladas, kaput, se acabo; podría tenerla frente a mi desnuda, amarrada, bañada en látex o luchando en aceite con su prima rumana y yo preferiría suspirar por las 24,000 hectáreas de selva amazónica que se pierden todos los años.

—Los cuasi-extraños que se interesan por mi vida.

Por ejemplo, hace rato, en la oficina, coincido en la copiadora con una compañera impeda con la que apenas cruzo el saludo:

Impeda: —Ufff, viernes ya, eh?

Huevo: —Ei.

Impeda: —¿Y que tal? ¿listo para el fin?

Huevo: —Yeap.

Impeda: —¿Y que planes? ¿Que haces los viernes? ¿Antro o con los cuates? ¿O tirar flojera rico?

Huevo: —*Pues por lo regular los viernes me gusta salir a buscar gatos, cuando tengo dos o tres, los meto en un costal y los pisoteo, luego les doy el coup de grace con un bat. Despues los llevo a mi casa y los corto en pedacitos. Ya que están en punto frappe, los pongo en una tina con un poquito de agua caliente y te de tila. Luego me meto a chapotear y me masturbo hasta que me sangra la mano o el pito (lo que suceda primero) mientras canto polkas eslovenas.* No se todavía.

Carajo, que pinche necesidad de comenzar conversaciones planas.

—Las mujeres con pies feos.

Puta madre, matenlas.

Esto me crea aun mas rechazo que las uñas descarapeladas, de hecho, no hay comparación. Si una mujer, por mas parapitos que este, tiene los pies feos, puede darme hasta asco. Y me ha pasado, es como Seinfeld, cuando lo del cepillo de dientes en la taza del baño. Es algo irracional, lo se, pero lo único que me viene a la mente cuando veo a una mujer con pies feos es aquella escena de "Kids", la del limosnero en el metro. *sigh*

—La gente gorda.

Cuando veo un gordo, me encabrono, porque inmediatamente me vienen a la mente los millones de niños desnutridos que mueren diariamente en todo el mundo. Ver a un gordo es como mentarle la madre a Nigeria. Mientras los marranos comen sus hotcakes con tocino y jamón y huevo y pan tostado con mantequilla y café con leche y jugo de naranja con donas bimbo sopeadas en atole y torta de tamal y pambazos fritos con enchiladas de pollo y coca de dos litros pa bajarse los tacos de suadero con perejil y cuerito grasoso como quesadilla de sesos con salsa verde y pancita y carnitas y totopos con queso y papitas con catsup y hamburguesas con cajita feliz como sus rechonchas jetas cuando se comen todo eso, los niños pobres se comen a las moscas antes de que estas se los coman a ellos...

...Nah, en realidad nomás me desagradan los gordos porque estorban el libre transito por los pasillos y porque resoplan como ballenas varadas.

—Ustedes.

No mamen, ¿No se han visto en un espejo? Carajo, no salgan a la calle.



Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog