jueves, abril 06, 2006

Cosas Que Me Cagan Vol. 482

Conozco de vista a un tipo cristiano que me frikea.

Y no me frikea porque sea cristiano ese es el menor de sus problemas sino por la maldita manía que tiene de usar todos sus gadgets geeks a la vista de todo el mundo.

En su cinturón siempre, siempre trae:
  • Celular (en su funda)
  • Palm (en su funda)
  • Lamparita Magna-Lite (en su funda)
  • Navaja Victorinox (de las gordas, en su funda)
  • Navaja Victorinox (con chingaderas para computitos, en su funda)
  • Nextel (en su funda)
Batman se queda pendejo.

Nunca he visto sentado al tipo, supongo que no puede. Y sospecho que debajo de la camisa usa tirantes; no hay modo que el cinturón aguante el peso de tan diversas chingaderas.

Como buen y típico ejemplar de ser humano que soy, me caga lo que no entiendo. Y no entiendo esa necesidad que tienen algunas personas de demostrarle al mundo entero que pueden, en cualquier momento, desarmar una computadora a oscuras, descargar su información a la Palm mientras hablan por teléfono con sus amiguitos geeks y descamar un pescado. Todo al mismo tiempo.

Pero este tipo es un caso extremo y espero no muy común.

Un tipo de gente cagante mas a la mano y estos si, comunes como Chevys y las gordas en licra son los que usan el celular en el cinturón, en fundas espantosas.

¿En verdad es muy dificil traerlo en la bolsa del pantalon? ¿Perderán preciosos segundos metiendo la mano para buscarlo en lugar de jalarlo del cinturón? Mi no comprender.

Pero seguramente esa no es la razón, el verdadero motivo de andar cargando el celular por fuera es otro mas obvio: Simple Show off.

Y lo peor de todo es que andan presumiendo sus chingaderas de amigos kit que cuestan 400 pesos. Pregúntense cuando fue la última vez que vieron un teléfono chingon colgándole a alguien de la cintura. Si vieron uno, es que el pendejazo ese es aun mas poser y mamón; no hay lugar mas seguro y en donde se mantenga mas protegido un celular que en la bolsa del pantalon, muy cerca de esa otra posesión preciosa: los huevos.

Otra razón por la que me caga esa costumbre tiene que ver con la incoherencia. Si otorgamos el beneficio de la duda, podríamos suponer que tener el teléfono a la mano serviría para contestar rápidamente y no molestar a los demás con el irritante sonido de sus ridículos tonos polifónicos. Pero no, en el 90% de los casos, cuando uno de esos teléfonos suena, el dueño estira lentamente la mano, mira la pantalla unos segundos aparentando incertidumbre y por ultimo, muy lentamente también, contesta. (En algunos casos, no contesta y en lugar de silenciar el teléfono, lo deja sonando hasta que el monigote al otro lado de la línea cuelga o se suicida)

Repito, puro show off.

Yo por eso tengo un teléfono chingon y lo traigo en la bolsa en modo vibrar. Solo por eso me la pelan todos esos Macgyver's wanabes.



Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog