miércoles, abril 19, 2006

Martin Rubio es Gay. (Update tiernisimo)



Como dije en el podcast aquel, insultando (y burlandote) de una persona puedes conocerla mas que hablando con ella.

De la misma manera, poniendo atención a los insultos de los demás, podemos descubrir cosas interesantes. (Es un decir)

Este curioso caso por ejemplo. Obviamente, para nuestro amigo Martín, el mas grande insulto que existe es ser considerado puto. Siguiendo con este razonamiento, si alguien lo llama "gay de closet" seguramente se pondrá morado de rabia, las pantaletas se le caerán del berrinche, el rimel se le correrá y arañara a todo aquel que se le atraviese, snif.

No mamar. Lo peor de todo es que este pobre pendejo ni siquiera se da cuenta de la impresionante cantidad de pendejadas que soltó en ese correo. Y aunque alguien se las señalara (un negro con un látigo de piel, de preferencia) seguiría sin verlas. (El "Pinche puto de mierda aprende a respetar", deberia ser grabado con letras de oro en los anales de la estulticia)

Pinches chihuahueños, ya supérenlo. Estoy empezando a creer que fue un error meterlos en el mismo saco que a los tapatíos. Por lo menos ellos se fajaron sus cintos piteados, se calaron sus sombreros y se fueron muy dignos a chingar a su madre mientras se tragaban un tejuino o alguna porquería semejante.



Yo.

P.D. Si esta leyendo algún huevon sin nada mejor que hacer, le agradecería muchísimo que fuera dejando el correo de nuestro amiguito en cuanto chat gay encuentre. Esto, claro, con la única finalidad de ayudarlo a aceptar su realidad. No es que yo me crea todas esas paparruchadas psicoanalíticas, pero tanta homofobia es alarmante.

Para que luego digan que no me preocupo por los lectores.



Update:






Ternurita!

Nuestro amigo Martin, aparte de pendejo, es poco creativo, ya que tuve que ser yo el que sugiriera (en broma, por el amor de dios!) que agregaran su correo a paginas gays para que se le ocurriera como vengarse, snif.

Lo que me llama la atencion es la descripcion que creo para el perfil. Podria apostar que asi imagina a su hombre ideal, un güerito chaparro y rechoncho.

Yo respeto.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog