miércoles, mayo 10, 2006

Dia de las (pinches) Madres.

Este día es muy curioso por varias razones.

De pronto, a 33 millones de mexicanos les entra un fervor maternal que no tiene comparación con ningún otro día en el año. (A excepción tal vez, del día en que juega la selección y un pendejo falla un penal)

Por lo regular, el mexicano promedio -que esta compuesto en un 108% por señores panzones- se vuelve un hijo cariñoso y a huevo quiere llevar a su jefecita a comer a la calle. Esto seria una buena idea si no fuera porque la mitad de esos 33 millones (o sea, 25 millones) tienen la misma ocurrencia.

Llegan a un restaurante atascado y esperan 2 horas una mesa, para que al final la mama pida un arrocito con milanesa, porque "Todo esta muy caro".

Y esta la otra mitad de esos 33 millones de mexicanos (o sea, 38 millones) que prefieren celebrar a sus cabecitas blancas en su misma casa. Estas celebraciones se limitan a llegar como marabunta a casa de su pinche madre y dejar que la festejada prepare una comilona para 36 parias, entre los cuales se cuentan seis hijos, ocho nueras, catorce nietos y quince amigos de la familia que no tienen madre.

Para los niños, la cosa pinta diferente. Como la mayoría de los escuincles son pobres y no tienen dinero propio (a menos que sean niños de la calle y limpien parabrisas, con lo cual ganarían su propio dinero, pero en todo caso estos niños casi siempre son huérfanos, así que este día nomás lloran, pero no gastan) su manera de festejar a su madre se reduce a hacer festivales escolares surrealistas, en donde hacen bailables horribles y a declaman alguna poesía cursi que invariablemente hace llorar a la orgullosa (?) mama.

Hay algunos que corren con mas suerte y que solo tienen que hacer alguna manualidad inservible: frascos de mayonesa forrados con papel y estambre que sirven (por lo menos en teoría) como azucareros (o contenedores de órganos, da igual), marcos para fotografías hechos con sopa de coditos y pintados con acuarela Vinci, lapiceros (¿Cuando fue la ultima vez que su mama uso tres lápices y seis plumas?) minimalistas de palitos de paleta. O en el peor de los casos, una cartulina en la que se lee, entre horribles colores y porquerías pegadas con engrudo: "Mama te quiero" (Sospecho que en estos tiempos, obviamente, se leerá: "Mama, te kiero XDDDD")

Afortunadamente yo (que si tengo madre, por si se lo preguntaban) y mi familia nunca hemos sido afectos a tales demostraciones absurdas; nos limitamos a burlarnos de las demás familias y de las penurias por las que pasan este día.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog