jueves, mayo 11, 2006

Eclipse Total

Brunner no acaba de convencerme (como si le importara mucho, snif). Este libro me dejo con sentimientos encontrados, por un lado, el argumento es muy bueno, pero el desarrollo deja un poco que desear. Es una de esas historias que en manos de otro hubieran quedado mucho mejor (Silverberg por ejemplo, en “Estación Hawksbill”, en donde se da una situacion similar)

La humanidad encuentra en un planeta a 19 años luz de la Tierra, las ruinas de una civilización que en el transcurso de 3000 años solamente, pasaron de la infancia tecnológica a los viajes espaciales, mas o menos la mitad de tiempo que nos tomo a nosotros.

Pero ahora, la expedición investigadora se pregunta que fue lo que llevo a una cultura —en muchos aspectos similar a la nuestra— al colapso y a la extinción. La respuesta podría ayudar a una Tierra sumida en la decadencia y a un paso de la propia autodestrucción. Entendiendo lo que les sucedió a los Draconianos —el planeta orbita al rededor de Draconis III— podríamos evitar un fin similar.

El problema es que los personajes están pobremente dibujados; de una treintena de ellos, al final, solo dos o tres tienen rasgos distintivos, los demás se pierden en una bruma confusa.

También Brunner abusa del Deus ex machina; es constante en el libro esta situación: Ian, el protagonista, esta confundido, sabe que tiene los datos para llegar a una conclusión que los guiara en una nueva dirección, pero no logra condensarla. Luego, alguien dice una frase o un comentario aislado y la luz se hace dentro de la cabeza de Ian. Esto se repite una y otra vez.

El final es un poco apresurado; cuando uno espera de verdad el Deus ex machina, resulta que no existe tal; toda la comunidad cientifica que reside temporalmente en el planeta, es abandonada. Al final, todos mueren, resentidos, desilusionados y derrotados. Y cuando obtienen la respuesta que la humanidad tanto buscaba, irónicamente, a nadie en la Tierra parece importarle.

Lo interesante del libro es el manejo que hace Brunner de las razones e hipotesis por las cuales una civilización completa puede extinguirse, en este caso, fue una bancarrota genética; la eugenesia y la avaricia hicieron que toda una raza boicoteara su propia herencia genética, encerrándose ellos solos en un callejón evolutivo sin salida. No parece probable que a nosotros pueda pasarnos algo similar, pero Brunner deja eso de lado; nuestra destrucción se deberá a razones más básicas y complejas a la vez. La falta de sentido común, por ejemplo.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog