martes, mayo 30, 2006

Las infinitas posibilidades de un espacio en blanco.

Mi postura ante las próximas elecciones es clara, pero sobre todo, personal y definitiva.

Ahora lo realmente importante es decidir que es lo que pondré en ese tan importante (?) espacio en blanco en la boleta.

Dejando a un lado discusiones estériles e inútiles sobre la validez -o invalidez- de invalidar -validamente- nuestro voto al no utilizar ese espacio en blanco como debe ser (whatever that means), lo importante es decidir de que manera contribuiremos a la debacle política de este país de mierda.

Porque ese espacio en blanco es intimidante por si mismo. No se trata de cagarla escribiendo alguna estupidez y luego borrarlo con una goma. O de pedir una nueva: "Disculpe señor secretario, la cague con mi boleta, ¿Puede darme otra?" No, la decisión debe tomarse con tiempo, después de una racionalización impecable y sobre todo, obtusa.

Seria muy fácil caer en el error y desaprovechar una oportunidad que solo se da cada seis años. Desaprovecharla utilizando algunos de los lugares comunes y clichés gastados, seria un desperdicio llenar ese espacio en blanco con lo mismo que otros cientos de inconcientes mas: Cantinflas, El Santo, Chucho, Tu hermana, Puto el que lo lea, Dr. Simi, etc, etc.

¿Que otra opciones existen? ¿Un Haiku? ¿La Ecuación Drake? (Debo reconocer que esta me tienta; habría algo hermosamente irónico en el hecho de relacionar el enigma de la existencia de inteligencias extraterrestres con los candidatos a la presidencia, para los cuales, al parecer, el termino "inteligencia" es algo de otro mundo) ¿Un ideograma chino mentándole la madre al que revisa las boletas?

No, eso se puede hacer cualquier día en un baño público o en un parabrisas sucio. Esta es una ocasión especial. Si uno va a ser considerado un paria, un irresponsable, un antipatriota y demás linduras, por lo menos tiene que valer la pena.

Ya queda poco tiempo, ¿Que haré? Oh Buba, ¿Que haré?...



Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog