lunes, mayo 29, 2006

Rubicón

Cuando comencé a escribir ese blog lo hice sin un propósito definido (como la mayoría de las cosas en mi vida), sencillamente, transcribía lo que pasaba por mi cabeza todos los días.

Con el transcurso de tiempo —casi dos años— el propósito seguía sin definir, pero el mecanismo ya no era el mismo.

Supongo que a mucha gente le sucede lo mismo en algún punto; pasas del "Esto lo podría bloggear" a "¿Como lo podría bloggear? La diferencia es sutil, pero existe.

Y no es que ese hecho en si me molestara, sencillamente, dejo de ser divertido. Y no se trata de algunos de los lectores mas incomprensibles de este blog; me refiero a aquellos que solo buscan mis incoherencias o contradicciones, mis errores y fallas, como si el hecho de ponerme en evidencia los hiciera mejores personas, sencillamente no lo entiendo, pero supongo que cada quien hace lo que puede con lo que tiene.

Repito, no se trata de eso —incluso eses detractores dejaron de ser divertidos, las criticas y burlas que hacen de mi son las mismas de siempre; en dos años he escuchado lo mismo una y otra vez, hasta los buenos chistes se desgastan— creo que el hecho tiene que ver mas con estados de animo que nada tienen que ver con este blog.

Mi situación personal ha variado —por lo menos en lo inmediato— bastante en los últimos dos años. Y eso se refleja en mi manera, no de ver las cosas, pero si de plasmarlas.

Hace algún tiempo escribí sobre tomar medidas en este aspecto, ahora veo que lo que dije de pasada concientemente, mi inconciente lo tomo mas en serio. Hice alguna referencia a lo que hizo Cobain con el disco "In Utero" y creo que de cierta manera, tuve éxito. Estos días han sido liberadores y me han puesto todo en otra perspectiva.

No estoy diciendo que este blog tomara otro rumbo ni que ya no será lo que -nunca- fue, sencillamente, en un nivel mas básico y primal, comenzare de nuevo.

El nuevo header hace referencia a eso. Es un fragmento que pertenece a "La Ciudad y las Estrellas" de Arthur C. Clarke, un libro que por si solo es maravilloso, pero que casualmente —oh, misterios del Universo— me ayudo a ver todo este asunto de mi blog (porque a eso se reduce todo, este es mi blog y punto) con nuevos ojos.

Nunca me ha gustado hablar sobre ciclos que se cierran, pero tampoco puedo estar en desacuerdo sobre aquel sobadisimo lugar común; El cambio como único recurso para permanecer igual. En lo personal, he cambiado tanto que aun puedo reconocerme como yo mismo.

Así estamos, supongo que la inercia que tenia este lugar se perderá poco a poco, pero no importa, yo prefiero verlo como una cuestión de Conservación del Momentum y de Negentropia.

Cosas que uno piensa nomás.



Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog