viernes, junio 09, 2006

Al pueblo, Pan y (no) Sexo.

Una vez mas, este pinche rancho da muestras de su intolerancia, estrechez de miras y mojigatería:

Prohíben feria Porno en Querétaro.
Satanás declara: "No es justo, tanta santidad en un solo estado no me permite trabajar a gusto" El Presidente Municipal responde: "En este estado SI hay moral". Huevo puntualiza: "Chinga tu madre pinche Capulina".


Siendo un estado panista —y por ende, mocho—, es comprensible tal desplante de baños de pureza, pero no por ello deja de ser frustrante. ¿Quien chingados se creen los hijos de puta del gobierno municipal como para decidir que pueden o que no pueden ver los adultos?

Carajo, y no es que a mi me interese dicha feria porno cómica mágico musical -o como los organizadores le llamaron: Clases de sexualidad- ya que seguramente hubiera estado piterisima y chafa. Lo que me indigna es el papel de tutor que toma el gobierno con los ciudadanos. Es insultante que una tanda de imbeciles retrogradas se crean poseedores y salvaguardas de los valores de la sociedad, como si su ética y principios fueran a prueba de bomba.



Otra cosa indignante es su pinche cinismo, el presidente municipal casi declara: "No, no lo permitimos porque esos espectáculos son dañinos para la moral y ofenden la buenas costumbres, sálvenos dios nuestro señor de averiguar que existen otras poses aparte del misionero y bendice nuestro coitus interruptus, amen". Pero se escudan en pretextos estupidos y ridículos, tal como sucedió con el show de "Solo para mujeres" que no dejaron presentarse o lo del espectacular de Zapatos Andrea, en donde Paulina Rubio aparecía recostada en una sugerente posición (que a mi solo me sugería desnutrición, pinche vieja esquelética, pero en fin) sobre un caballo. Fue hilarante ver los sellos de "clausurado" siguiendo los contornos del culo de Paulina Rubio, cubriendo cada centímetro de su cuerpo, mientras las autoridades alegaban que la clausura era debida a irregularidades con los permisos y que no tenia nada que ver con el huesudo trasero que tan inmoralmente era ventilado a la vista de todos.

Y lo mas triste es que después del papelón que hizo el gobierno con la falla de los drenes en la pasada lluvia, (que ocasiono que esta puta ciudad se hundiera —literalmente— en el caos), todavía tenga el descaro de prohibirle a los ciudadanos el consuelo de ir a ver porno barato disfrazado de educación sexual. No hay derecho, la próxima vez que este atorado en una laguna del libramiento, voy a dedicarle algunos cuantos pensamientos sexuales a las madres de los píos servidores municipales.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog