martes, junio 20, 2006

Cuando a Philip K. Dick se le fueron las cabras al monte.

Existen dos autores con los que me topo regularmente, que me producen sentimientos encontrados. Uno de ellos es Brian W. Aldiss, el otro, del que me ocupare ahora, es Philip K. Dick.

Existen tres tipos de P. K. Dick, o mas bien, tres etapas en su obra. La primera parte, con la que no tengo problema, tiene sus raíces en la CF "clásica", la segunda es, propiamente, un puente hibrido entre la creatividad florida de su primera época y los desvaríos mesiánicos de su ultima etapa, que es la que mas me cuesta trabajo digerir.

Acabo de terminar uno de los libros que entran en esa ultima etapa (si, despues de "La llegada de los gatos cuanticos" de Pohl he leido tres mas, pero si me da hueva postear, mas hueva me da actualizar el sidebar), se llama "Tiempo de Marte" en el que, oh! coincidencias, Aldiss escribe un prologo mamón, pretencioso y pagado de si mismo, pero eso no viene al caso ahora.

El problema que tengo con Dick no es con sus tramas (que son realmente ingeniosas) sino mas bien el abuso de lo que, considero, son sus psicosis personales. En sus ultimas obras K. Dick se enfoco a tratar como tema principal la alienación psicotica de la personalidad del individuo. En "Laberinto de muerte" "El Hombre en el Castillo" y en este mismísimo "Tiempo de Marte" el pivote sobre el que gira la historia es el derrumbe de la personalidad, la deconstruccion de la psique que al final lleva a los protagonistas hacia la evolución -o mas bien, involución- del Yo.

En "Tiempo de Marte" el principal protagonista es la esquizofrenia, que ataca a una de cada tres personas. Tal es el impacto de esta disfunción en la sociedad que es cosa de todos los días toparse con un fontanero que siendo consciente de su predispocision esquizofrenica, suelte monólogos y disertaciones sobre dicha condición. El problema es que dicho tratamiento se siente forzado. Por mas que me obligo, desconectando mi incredulidad y escepticismo (cosa de todos los días en la CF, por lo menos de entrada en lo que el marco referencial de la obra nos da el apoyo necesario) me cuesta aceptar interiormente que una ama de casa, viviendo en un desolado paraje marciano, acepte como cosa normal que su afición al fenobarbital sea una salida lógica a su inminente derrumbe esquizofrénico.

Eso es lo que me disgusta de Dick; crea mundos en los que la dislocación de la psique es algo entendible y hasta esperable, esto no seria un problema si hiciera esto en función de la historia, el problema es que, en lo personal, creo que lo hacia mas como una manera de estudiar sus propias psicosis que de crear una obra; un pretexto solo para ventilar su propio derrumbe mental. (Dick consumía drogas psicoactivas, anfetaminas y tenia visiones en las que aseguraba estar en contacto con una inteligencia superior, que se comunicaba con el para prepararlo para su misión de Mesías, en pocas palabras, estaba mas loco que una cabra. Murió paranoico, además.)

"Tiempo de Marte" comparte muchos de los puntos comunes en la obra mesiánica de Dick, por ejemplo, la increíble -increíble porque jamás da una explicación plausible, solo da por hecho- relación entre la esquizofrenia y la premonición o visión del futuro. (En "Minority Report" -el cuento, no la adaptación hollywoodesca- trata algo muy similar; una disfunción psicotica permite ver sucesos futuros) De la misma manera, asegura sin mas que el autismo se debe a una falla en los mecanismos de percepción del tiempo del individuo, esto, asegura Dick, le permite a los autistas viajar al pasado e incluso manipularlo a su gusto. ¿Como es esto posible? No tengo idea, y supongo que Dick tampoco.

En "Tiempo de Marte" lo que comienza con una buena historia y con un ritmo y manejo impecable, degenera hacia el final en una apresurada barrena en picada, llena alucines, dislates y digresiones metafísicas, todo permeado por los traumas de Dick. El final es tan incoherente e injusto que uno se siente estafado.

Es por eso que la obra de Dick me parece muy irregular, me cuesta trabajo creer que el mismo tipo que escribió "Impostor", "Paycheck", "Survey Team", "The Minority Report" y "Podemos recordarlo todo por usted" sea el mismo que escribió ladrillazos como "El hombre del castillo", "Laberinto de Muerte" y este libraco, "Tiempo de Marte".

Pero aun le daré el beneficio de la duda a Philip K. Dick, por ahí tengo en la lista de espera "Ubik", "La penúltima verdad" y "Nuestros amigos de Frolik 8", pero juro por Buba que si me vuelve a recetar alienaciones psicoticas, dislocaciones de la realidad y dicotonomias espacio-temporales, me formateo la cabezota con Bacardi Blanco.


Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog