miércoles, agosto 30, 2006

Agua pasa por mi casa...Y ZZzzzzz.

Ayer, mientras caminaba por la calle, me detuve frente a un puesto callejero y como todo buen mexicano responsable, honesto, respetuoso de las instituciones y que les enseña a sus hijos con el ejemplo, compre un disco pirata.





Después me dispuse a escucharlo en condiciones hipotéticamente perfectas: Manejando en carretera, solo y poniéndole atención.

Y gracias a Pearl Jam casi me mato.

Y no de la emoción precisamente; pinche disco prácticamente me durmió.

Y no es que el disco sea malo, no, sencillamente es aburrido. Los primeros 4 cortes (ayyy guey, "cortes", como le dicen en las revistas) si bien son ruidosos, son planos y sin sorpresas. Pero lo malo viene a partir del track (puta madre, ahora "track", ando imparable) numero 6, en donde todo se va al carajo.

Si bien las canciones están impecablemente bien producidas, les falta ese algo que hace de una canción un madrazo a la jeta. En todo el disco no pude encontrar una sola canción que me produciera algo mas que un bostezo.

Se que es difícil que un disco se digiera a la primera escuchada -solo muy pocos lo logran- así que escuche el disco completo dos veces.

Y ni así.

Como ya dije, el disco no es malo...el problema es que estamos hablando de Pearl Jam.

Yo nunca he sido fan acérrimo del grupo. Si, crecí con el Ten y tuve un tiempo el Vitalogy, el No Code y hace poco compre el Rear View Mirror. El caso es que esta pseudocritica no se debe al dolo de un fan decepcionado, no, yo no esperaba nada del disco. O por lo menos no esperaba un disco así, que a ratos suena a cualquier grupo genérico.

Ese es el problema con este disco, que bien lo pudo haber grabado, no se, un grupo llamado The Suitcases y nadie lo hubiera notado, habría pasado por los anaqueles de las tiendas sin pena ni gloria.

Porque vamos, todos reconocemos el sonido de los éxitos de Pearl Jam, acordes inconfundibles provenientes de todos sus discos -de unos mas que otros-, pero reto a cualquiera a que me señale una sola canción de este disco que se pueda comparar a cualquier rolon de su obra pasada. No hay ni uno. No encontré ni una sola canción que pudiera sonar como sencillo, por no hablar ya de una que se pudiera volver un clásico.

En lo personal creo que una de las cosas más sobresalientes -negativamente- del disco es que pareciera que Eddie Vedder se esfuerza demasiado para sonar como Eddie Vedder. Es un hecho que ya quisieran muchos tener el rango vocal de Vedder, pero en este disco, se limita a aullar rasposamente durante el 90% del tiempo. Y después de cosas tan recientes como por ejemplo "I am mine", esta planicie vocal cansa.

Musicalmente, la primera parte del disco es ruidosita, con algún solo de guitarra noventero perdido por ahí, un redoble prendidon por allá y eso es todo. La segunda mitad es progresivamente soporífera, con algún breve y apático intento de despertar de vez en cuando, pero que no pasa a mayores.

Solamente una canción -con muchos trabajos- logro, por decirlo de alguna manera, gustarme (Marker in the Sand) y eso, sospecho, porque es la única que se sale un poco del sopor del disco. Tiene un ritmo diferente, que no encaja dentro de las demás canciones. De hecho es la única canción que lograra pasar a mis listas de reproducción, las demás se iran, con todo y disco, a empolvarse a una repisa.

Pero supongo que la portada del disco advierte lo que contiene.

A todo mundo (exceptuando a dos o tres enfermos mentales que me causan profunda lastima) les gusta el aguacate. Es un manjar que acompaña perfectamente infinidad de alimentos. Complementa y realza sabores. Incluso hay ciertos platillos que no existirían sin esta bella fruta (porque es fruta, por si no lo sabían) como el guacamole o alimentos que andarían flotando por ahí sin nada que rellenar, como el atún.

Pero hasta la fecha, nunca he conocido a nadie que llegue a su casa y diga:

"Mmm, se me antoja un aguacate"

Y así sin más, abra uno y se lo coma a cucharadas. No, el aguacate puede ser delicioso como compañía, pero el solo, como este disco, es insípido y no se antoja.




Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog