lunes, octubre 16, 2006

No eres tu, soy yo...No, no es cierto, si eres tu.

Hoy fui a una oficina a pedir informes. Estaba diluviando y cuando entre salude muy amablemente mientras me sacudia como perro.

Desde que estaba sentado esperando mi turno, vi que la muchacha -que no era muy fea- que estaba atendiendo volteaba a verme insistentemente.

Y no es que yo sea muy guapo (que lo soy) ni que sea muy atractivo (que lo soy), ni siquiera que mi voz llame la atencion (que lo hace), pero la muchachita esta no dejaba de verme.

Cuando toco mi turno, el dialogo fue mas o menos asi:

Yo: —Buenas tardes...

Ella: Buenas. Ay que aguacero ¿verdad?

Yo: —Si.

Ella: —Ay, y lo malo es que me tarde años en llegar. Mi papa no va a querer venir por mi en la noche.

Yo: —Uy.

Ella: —Si, me voy a tener que regresar en camion, que malo ¿verdad?

Yo: —Pues si.

Ella: —Es lo malo de no saber manejar, tengo que andar en camion, tu vienes en carro ¿verdad?

Yo: —Si.

Ella: —Pues ya ni modo, lo bueno es que los camiones no se quedan atorados en la inundacion.

Yo: —Si, es lo bueno.

Ella: —Pues si, a ver si no salgo muy tarde y aun hay camiones.

Yo: —Pues si.

Ella: —sigh— Bueno...

Y ya, me pidio mis datos y me sonreia coqueta. Yo le respondia espartanamente y cuando todo estuvo listo, me despedi amablemente de ella y sali de ahi sin voltear atras.


Creo que no he mencionado que la simpatica muchacha era muy gorda.

A mi no me gusta el amor por kilos.



Yo.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog