lunes, enero 15, 2007

Delicatessen

Muchas ciudades de México presumen de tener el dudoso honor de producir algunos de los alimentos mas retadores para el paladar que se les puedan ocurrir.

Así tenemos, por ejemplo, porquerías como el jalisience tejuino, bebida-alimento-aberración que debería ser prohibida por la secretaria de salud, por derechos humanos y por la iglesia. (Es peligrosa para el organismo, ofensiva para el hombre y una herejia para Dios)

O esta también el estadomexiquense Chilatole, que, como su nombre lo dice, es un atole de chile.

Ejemplos como los anteriores hay muchos, y cada ciudad, pueblo o ranchería se jacta de comer cosas que otros no se atreven. Yo solo digo:

Bah.

Querétaro podrá ser muchas cosas (casi todas malas) pero cuando se proponen algo, lo hacen en serio:









Superen eso, novatos.



Yo.


P.D. Las tortas (y tacos) en realidad parecen estar hechos de basura, pero, ahhhh, que delicia.

No hay comentarios.:

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog