jueves, febrero 01, 2007

Soy alguien, no sabes quien, pero soy alguien.


En estos dias de estupidos grafitis hip-hoperos siempre es reconfortante ver estupidos grafitis de la vieja escuela.

Ahora bien, nunca he entendido muy bien a los grafiteros (antes que nada, aclaro que con "grafiteros" me refiero a esos tarados que hacen rayas a lo pendejo, no a los verdaderos artistas que crean obras -que no entiendo pero sospecho que tienen algo de arte- con dedicacion y esfuerzo) que andan dejando jeroglificos incomprensibles por todos lados.


Voy a aventurarme a soltar una teoria sobre dichos imbeciles.

Todo aquel que anda taggeando (creo que ese es el termino) su nombre/apodo/clan/enfermedad venerea/alterego o lo que sea que signifiquen esos garabatos, lo hace buscando reconocimiento, como aquel clasico "Kilroy was here" (dato inutil: Asimov escribio un muy buen cuento cientificcioso sobre el origen de dicha frase). Al dejar su orin gariboleado en una barda, esta gritando: "Aqui estoy! soy alguien!".

Nomas que dicha practica tiene un fallo mortal: Nadie sabe quien es el que grita que es alguien.

Porque hay que ser estupido para escribir algo ilegible esperando que la gente lo lea.

Tan sencillo que seria rayar: "Ramiro Lopez" o "Carlos Sanchez". Asi, cualquiera que leyera dicho rayon podria decir, con toda seguridad y confianza: "Ramiro Lopez estuvo aqui, y Ramiro Lopez es un imbecil".

Porque de la manera que lo estan haciendo solo lo entienden los otros idiotas como ellos, y, ¿Quien quiere ser reconocido por el mismo grupito al que pertenece? Sucede lo mismo que con los darkis, goths, metaleros, emos y demas fauna colectiva fabricada en serie. Un darky se viste asi para que la gente que no es darky sepa que es darky, no para que sus amigos darkys, que ya saben que es darky, no se les olvide que es darky. Esos disfraces son solo para darse a conocer ante el mundo, no para cumplir una funcion interna entre su comunidad. Se que esto suena contradictorio, pero asi es. Por ejemplo, yo nunca he visto que en la calle se encuentren dos darkys que no se conocen y se de una conversacion asi:

-Hola, oyes, ¿Eres darky?

-Si, ¿Tu tambien?

-Si, que bueno te que te conozco, me he sentido muy solo ultimamente y me gustaria estar en compañia de alguien que se disfraze piense igual que yo.

-A mi tambien me da gusto, este mundo sera un lugar mejor si estamos unidos.

Obviamente, la conversacion no seria exactamente asi; supongo que estaria llena de jerga darky (que afortunadamente desconozco) pero que sospecho esta llena de palabras como "Oscuridad" "dolor" "sufrimiento" "depresion" "amor" "odio" "ridiculo" "lavativa" "alma" "Cepillin" y "Nivea".

Repito, la busqueda de una identidad culmina exitosamente con el reconocimiento ajeno, ergo, los grafiteros son unos idiotas que harian mejor en poner a su madre a gatas y rayarle las nalgas.

Yo.

1 comentario:

Fracasado Frank Grimes dijo...

"Nomas que dicha practica tiene un fallo mortal: Nadie sabe quien es el que grita que es alguien."

jaja..Chingon tu post sobre esas faunas sociales...jaja

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog