viernes, mayo 30, 2008

Divagaciones sobre sacones de onda, nombres perfectos y música bonita.

Hace unos días, el modo random del media player me pego un sacon de onda de antología, en uno de esos momentos en los que uno esta concentradísimo leyendo un manual para construir un golem zombie (golem+zombie=♥) con 40 kilos de carne molida y una caja de palillos de dientes cuando empieza a sonar una canción que inevitablemente hace que uno mire a lontananza logrando con esto olvidar todas las instrucciones para el golem zombie (♥)

Tengo aproximadamente 10 gigas de música en Carmine (si, ya se que no es mucho, pero a mi si me gusta oír lo que tengo, no nomás coleccionar discos que se escuchan una vez cada dos años) y nunca he sido muy muy fan de los Smashing Pumpkins; claro, me gustaba mucho el Siamese Dream (tenia que ser cuasimilnovecientosnoventaycuatroero) y un poco el Mellon Collie, pero hasta ahí. Así que en esos 10 gigas solo tengo dos canciones de los Smashing: Disarm y Daphne Descends, que fue justo la que tenia que sonar y que me saco de onda por razones personales que no vienen al caso.

En fin, miraba a lontananza hacia el pais de Chingo a mi Madre y escuchaba la canción mientras dejaba a mi golem zombie (♥) cuadraplejico. Después cambio el letrerito de mi messenger y me fije en que casi nunca me fijo en lo que están escuchando mis contactos, así que, obviamente, me fije.

Y oh, me di cuenta inmediatamente que mis contactos son personas finísimas y de gustos exquisitos. Se que puedo confiar en que nunca los veré escuchando (ver escuchando, ¿quihubo?) cosas tan mundanas como Shakira, Juanes o, Jebus me libre, U2.

Miren nomás la calida':




También pueden apreciar mi messenger parchado y personalizado, libre de publicidad, búsquedas, pestañitas y demás mamadas inservibles (Y si, me tengo como contacto, pero nunca me hablo porque me cago la madre).



Y esto me lleva al motivo de este post: agradecerle de nuevo al hijo de puta mas feo del universo, Lemus, (que junto con su novio Essex forman la pareja gay mas repelente del mundo) que durante la madrugada del domingo, entre beso y beso -con Essex, obvio- me hizo redescubrir a Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra & Tra-La-La Band (¿Como puede ser mala una banda que se llama Tra-La-La? imposible) con una canción que también tiene uno de los mejores títulos que existen: 1,000,000 Died To Make This Sound. Que rolota.

También me guió por los misterios de otras bandas: Ephel Duath, que es un jazz metalero alucinante. Y otra banda con un nombre para presumirse: Jackie-o-Motherfucker. Y un grupo mas, Maudlin of the Well, mas ruidero del bonito, snif.

Y remato con un cover realmente chingon de Hoppipolla (Si no saben de quien es Hoppipolla, tirense a un pozo) a manos de We Are Scientists, que incluso estoy tentado a decir que me gusta mas que la original. Oh.

Claro que mi agradecimiento se va por el caño desde el momento en que el pendejo metió un six al congelador y no me aviso, así que cuando el domingo en la tarde, estando crudo, busque unos hielos, me encontré con una bonita fuente de vidrios y cerveza congelada que cubría la totalidad del refrigerador. Pinche Lemus pendejo.

Y bueno, para que no digan que no soy compartido, ahí les van las joyas de la familia:


1,000,000 Died To Make This Sound -Thee Silver Mt. Zion Memorial Orchestra & Tra-La-La Band.

Ironical Communion (amber) -Ephel Duath

Leaving your body map -Maudlin of the Well

Hoppipolla -We are Scientists


Y ya.



It was all so simple.

Fucking random.

jueves, mayo 29, 2008

Creatividad Electropura.

Supongo que ya muchos leyeron sobre el plagio de moda: el cortometraje del mexicano que gano en Cannes hace unas semanas. Y los que no saben que pedo, pues aqui esta:



Bueno, este corto gano el Short Film Corner de Cannes 2008, hasta aqui todo normal, a nadie le interesa. Pero luego viene lo bueno, cuando sale a la luz este corto español que concurso en otro festival en el 2006:




Aja!

Lo que hace rato me tenia cagado de risa es la "respuesta" que dio el monigote mexicano en el noticiero de Loret de Mola (ese gran rocanrolero).

En pocas palabras, el guey este dice que no, yo ni sabia, yo ni vi, a mi ni se me ocurrio, a mi me dieron la idea por telefono y mi mama dice que yo soy bien buena gente.

-Ah, ok, ¿entonces porque en los creditos apareces como escritor?
-No pos es que yo escribi la adaptacion.
-¿Adaptacion? pero si son identicos.
-No, yo no los veo parecidos, en el mio es un ejecutivo el que cambia el letrero.
-...

Ja. Pero lo mas cagado es que asegura que lo que el valora es la respuesta del publico, que le ha asegurado que su corto le ha cambiado la vida. Hacia el final Loret de Mola ya nomas le estaba dando el avion (que Loret de Mola te de el avion es señal de que hay algo muy mal en tu vida) y el pobre cabron queria llorar.

Por favor gente, si van a plagiar algo, asegurense que de ninguna manera se pueda encontrar en internet, DE NINGUNA MANERA. No importa que tan oscuro, viejo o poco conocido sea, algun dia, alguien que no tiene nada que hacer que se topara de frente con la prueba de su poca creatividad.

Por eso yo, que desde hace cuatro años he estado plagiando lo que escribe un cargador de garrafones de agua al que, obviamente, tengo encerrado en el sotano a pan y agua (Hace unos meses estuvo muy enfermo de tifoidea, por eso el blog estuvo en pausa, y desde que se recupero no ha sido el mismo, de ahi que este blog ya no valga madres), no me preocupo porque alguien me descubra.

...¿Dije eso en voz alta?


Vivrantes Imajenes

Y para recordar aquella bella foto, aqui viene de nuevo:



Si la imajen no vivra, no es de alta calidad.




hehehehe




"Ande, lo RETAMOS a que jale por adentro, eh? EH?"



miércoles, mayo 28, 2008

Un gatito muere cada vez que se publica un post.




Este es el post #1000 de este blog.

Y esto es sorprendente, por lo menos para mi, porque cuando empecé esta porquería hace cuatro años, nunca hubiera imaginado que duraría tanto posteando.

Antes del blog nunca había escrito nada. En mis primeros posts se nota, se nota que no sabía escribir y que solamente “hablaba” y transcribía, literalmente. Muchos de esos post parecen transcripciones estenográficas.

Y mil posts después sigo sin saber escribir. Y no me estoy azotando, claro que se escribir y teclear un párrafo con algo de coherencia, pero eso es todo. No doy para mas. No tengo idea de la construcción gramatical, de la sintaxis, de cacofonías y tropos helicoidales. Mi uso de la puntuación es tremendamente limitado y mi ortografía se medio salva solo porque de tanto leer, recuerdo visualmente las palabras, o sea, no es que me sepa las reglas, no, simplemente, veo una palabra y si no me gusta como se ve, se que esta mal y luego la imagen mental me dice como debe escribirse.

Supongo que eso tiene mucho que ver con el hecho de que la gente siempre malinterprete lo que escribo; lo he dicho hasta el cansancio: una cosa es leerme y otra totalmente diferente es escucharme decir lo mismo. El problema es que al escribir justo como hablo -y al perderse el tono en este medio-, mucho del sentido también se pierde. Gente a la que le cagaba la madre cuando me leía, al conocerme se dan cuenta de que una cosa poco tiene que ver con la otra.

En fin, revisando el panel de control me doy cuenta no es poca cosa ponerse a escribir tonterias mil veces y luego publicarlas. No se si esto sea bueno o malo, probablemente solo hable de mi inexistente control de calidad o mi desfachatez al creer que toda palabra que escribo es digna de ser publicada.

Me inclino por la segunda opción, porque, aceptémoslo, ustedes escriben mas culero que yo y nadie se los impide, ¿Verdad?

Ei, eso mismo pense.




P.D.




martes, mayo 27, 2008

El que este libre de pecado...




Si, ¿Y?

Últimamente el concepto de Gusto Culpable ha sido manoseado y manipulado hasta dejarlo irreconocible.

Porque ahora resulta que, por ejemplo, es un gusto culpable escuchar cualquier cosa que no sea indy, hipster, trendy, etc, etc. Cualquier cosa que caiga en lo mainstream. Pero no, no es un gusto culpable escuchar a Belanova o a Daniela y su sonido láser, gusto culpable es escuchar a Charlie Monttana o a Alacranes Musical. Por favor, no desvirtúen la autentica pena, vergüenza y culpabilidad de un gusto inapropiado.

Pero peores son los que quieren justificar y racionalizar sus gustos culpables, como cierta persona -que no voy a nombrar porque no quiero que se estrese y pierda mas cabello- que cuando acepta que le gusta Gilmore Girls, lo hace dando una cátedra sobre la complejidad de los guiones, lo bien desarrollados que están los personajes y sobre la insoportable levedad del ser, cuando en realidad solo tendría que aceptar que le gusta la puteria esa y ya.

Claro, me critican y no me bajan de maricon porque me gusta Grey’s Anatomy, pero yo no soy el que lloro viendo House M.D. hecho que, indudablemente, eleva sus niveles de testosterona hasta igualarlos con los de un tigre de bengala con un palo metido en el culo.

Y no, yo no voy a justificar mi joteria. Aunque en lo personal yo no le veo lo 100% girlie a GA, no voy a negar que esta dirigido principalmente a un publico poseedor de vaginas, pero ciertas situaciones son total y completamente masculinas. Yo, por ejemplo, disfruto enormemente cuando McDreamy manda a la chingada a la pendeja de Grey porque ya lo tiene hasta la madre –a todos ya nos tiene hasta la madre- con su volubilidad y balbuceos castrantes o a McSteamy queriendo cogerse a huevo a la Dr. Han. Pero de ahí en fuera, lo que queda de programa –quitando los siempre bienvenidos traumas craneales y borbotones de sangre- es completa y totalmente material de gusto culpable.

Y en mi defensa solo puedo decir que, ok, me gusta Grey’s Anatomy, pero también soy el único de mis amigos al que le gusta –y ha visto tres veces- Dead Alive (que era lo que hacia Peter Jackson antes del homoerotismo de Frodo y Sam):




Precaución, el video anterior contenía escenas harto desagradables para personas sensibles al gore, a los zombies, a las podadoras de pasto, a 400 metros de intestinos y a 200 litros de sangre fresca.


Si eso no compensa ver a McSteamy en toalla, sáquenme los ojos por favor


lunes, mayo 26, 2008

Errare humanum est, perseverare diabolicum.

Soy un soberano pendejo.

En realidad eso nunca ha sido un problema muy serio. Pero últimamente las cosas se han complicado. Desde hace poco más de un año he estado sumergido en una cadena de mentiras, idioteces, malas decisiones, desengaños y bastante, bastante basura. He estado sentado sobre un enorme pastel de mierda y me lo he tenido que tragar a manos llenas por las razones equivocadas.

Pero ya basta.

Hace unos días cumplí años, y aunque nunca me han gustado ese tipo de fechas como símbolos de nuevos comienzos, creo que el timing es el correcto.


When I'm down and my hands are tied
I cannot reach a pen for me to draw the line
From this pain I just can't disguise
Its gonna hurt but I'll have to say goodbye

Dreaming Of You –
The Coral.


Necesito hacer varios reajustes, algunos más importantes que otros, un par de ellos realmente fuertes. Necesito deshacerme de aspectos de mi personalidad que creí necesarios, pero que demostraron ser todo lo contrario. Pero sobre todo, necesito recuperar lo mejor de aquel hijo de puta que solía ser. Especialmente ese pragmatismo y ese desapego empatico tan seguro y confortable. Desde que lo ¿perdí? ¿olvide? ¿decidí hacerlo a un lado esperando no se que? las cosas solo han ido en picada y necesito frenarlas antes de que azoten en el fondo. Ya han estado ahí y no es un buen lugar.


Get away from me, just get away from me
This isn't gonna be easy
But I don't need you
Believe me
You got a piece of me
But it's just a little piece of me
And I don't need anyone
These days I feel like I'm fading away

Have you seen me lately?
–Counting Crows.


En cierto modo es liberador tomar una decisión y apegarse a ella. Es abrir los ojos y ver las cosas tal como son, muchas veces –como en este caso- lo que se ve no es muy halagador; mi enorme pendejez se me revelo en todo su ridículo esplendor. Brillando tanto que lastima, y no puedo creer como no lo note mucho antes (¿Seria porque solo veía lo que quería ver? No solo no vi al elefante en el cuarto, además, deje que se sentara sobre mí). Después de hacer el papelón que hice, afortunadamente aun me queda un poco de sentido del humor y puedo reírme del payaso en el que me convertí. Pero en fin, las cosas como son. Nunca me ha importado equivocarme, siempre y cuando pueda corregir mis errores. Algunos son mas graves que otros, algunos son importantes, otros no merecen el esfuerzo. Lo importante es no cometer el mismo error dos veces, o por lo menos, no por las mismas razones.


Pearls and swine bereft of me
Long and weary my road has been
I was lost in the cities
Alone in the hills
No sorrow or pity for leaving I feel

I am not your rolling wheels
I am the Highway
I am not your carpet ride
I am the Sky.

I Am The Highway
-Audioslave


Aunque hay algo que no deja de sorprenderme. Creí que después de todo iba a sentir mucho rencor, amargura. Y si, al principio así fue, pero todo eso desapareció en el momento exacto en que me di cuenta de que solo yo tuve la culpa; fue mi error el haberle dado un arma cargada a alguien y luego esperar que supiera manejarla sin volarme la cabeza. Y ahora lo único que siento es una enorme, enorme decepción. La desilusión de darse cuenta de que uno estuvo metiendo cosas a un saco roto y de que al final, esas cosas no se pueden recuperar.


All your life is such a shame, shame, shame
All your love is just a dream, dream, dream
Open up your eyes
You can see the flames of your wasted life
You should be ashamed.
Change, change, change.

A Murder of One
–Counting Crows.


Aun así, no me arrepiento, nunca. Hice lo que tenia que hacer cuando lo tenia que hacer. Hoy puedo caminar con la cabeza en alto, como dije, no culpo a nadie mas que a mí y aceptar las propias fallas y hacerse cargo de ellas siempre, siempre sera motivo de orgullo. Sí fue un error, bueno, no es la primera vez, pero si la ultima. Porque para mi, se acabo el pastel.

Luego regreso, tengo que ir a buscar a alguien.







jueves, mayo 22, 2008

Los lunares de Orión.

Caminábamos por una calle desierta. Yo intentaba pensar que decir, cualquier cosa, cuando sucedió. Sin mediar palabra, me tomo de la mano y me jalo hacia ella, luego me beso. Yo estaba sincera y completamente sorprendido, porque de todas las cosas que estaba pensando, esa, justamente esa, no estaba en mi cabeza. Nos besamos y nos besamos sin decir nada. Cada cuatro pasos me detenía y la besaba, cada ocho pasos ella era la que se detenía. Entonces le dije al oído lo que quería hacerle.

Caminamos hasta un hotel cercano. Abrí la puerta de un empellón mientras mis manos se hundían en su cuello y entre su cabello. No decíamos nada, todas las palabras morían en el espacio entre sus labios y los míos. Todo el mundo se reducía a nuestras bocas. De todas formas, no se necesita decir mucho cuando te están arrancando el alma con los dientes.

Y ahí, solo en ese único e inolvidable momento, fuimos.

Después, recostados, ella boca abajo y yo sobre mi costado, la mire. La mire detenidamente. No voy a referirme a su piel con palabras como “nívea”, “porcelana” o, peor aun, “sedosa”. No, simplemente, su piel era tan perfecta como todas sus pequeñas imperfecciones la volvían. Tampoco voy a hablar de la suave pelusa que corría desde su ombligo hasta su pubis, no. Ni siquiera sobre sus largas, larguisimas piernas, con ese par de pantorrillas que atraían mi mirada insistentemente. Incluso dudo mencionar la forma en la que sus muslos se unían a sus caderas, formando entre sus piernas un triangulo perfecto.

Solo puedo hablar de una cosa. En su espalda baja, justo en donde sus nalgas comenzaban a formar una sugestiva curva, tenia tres lunares. Tres lunares que como el Cinturón de Orión, brillaban orgullosos rodeados de una miríada de otras maravillas. Yo trazaba líneas entre ellos. Los tocaba con las puntas de mis dedos formando combinaciones. Los miraba y los adoraba mas y mas a cada segundo. Y mientras, yo hablaba y hablaba, pero no tenia idea de lo que decía, mi mente solo podía pensar en esos lunares. Solo podía pensar en como hacerlos brillar solo para mí, para siempre.

Cuando salí de ahí, llevaba los lunares entre mis manos. No se si encontraron su cuerpo, pero eso no importa; ella, su esencia, ya no estaba ahí. Ella estaba en esos lunares que ahora yo llevaría conmigo, para siempre.



martes, mayo 20, 2008

Un día cualquiera.

Me levante de la cama a las 2 de la tarde. Prendí el televisor y estuve un rato navegando por los canales. Los reality shows últimamente han mejorado mucho. Decidí salir a dar una vuelta, así que deje mi departamento y subí a mi auto, el que por cierto, esta hecho una chatarra. Bueno, de todos modos no lo iba a conservar mucho tiempo.

Era un bonito día, la gente llenaba las calles y las patrullas circulaban con las sirenas apagadas. Los vendedores en la calle y los ciclistas por los parques completaban el paisaje. Obviamente yo tenia que trabajar, pero mi horario es muy flexible y literalmente puedo hacer lo que se me de la gana, siempre y cuando entregue resultados.

Decidí llamarle a mi primo para ver si quería hacer algo. Le dio mucho gusto escucharme y quede en pasar a recogerlo para ir comer, luego al billar y después a tomar algo. Como siempre, le di una paliza jugando y después, también para variar, salimos del bar pedisimos, yo no podía ni caminar y el se cayo cuatro veces en el camino de la puerta hasta el auto. En uno de esos raros momentos de lucidez, decidí no manejar (de todos modos, aunque lo hubiera intentando, no hubiera podido, todo, todo se movía como si estuviera dentro de una secadora) y mejor detuve un taxi. Como ya estábamos encarrerados, decidimos ir a un table dance. Llegamos y mi primo tomo una mesa frente a una de las pistas. Yo di una vuelta por el lugar y una de las chicas me detuvo y, haciendo perfectamente su trabajo, me convenció de ir a un privado. Después de tres bailes (el tercero con un bonus: a mi chica se le unió otra y juntas me dejaron acalambrado) lleve a mi primo a su casa. Aun era temprano y yo me sentía envalentonado por el alcohol, así que le llame a mi vieja. La invite a salir y me pidió que la recogiera en una hora.

Tuve que ir a mi casa a cambiarme. Me puse uno de mis mejores trajes y me dirigí a su casa. En el trayecto estuve escuchando el radio, extrañamente, la programación de los talks shows también ha mejorado mucho. Y si, mi placer culpable...todo el camino estuve escuchando reggaeton, demándenme.

Cuando recogí a mi vieja, se fijo en mis ropas y me hizo algunos cumplidos, pero también critico mi auto, como siempre. Definitivamente tengo que deshacerme de el. La lleve al boliche y me gano. Y no es que la haya dejado ganar, no, simplemente, el boliche no se me da. Después fuimos a ver un show, no muy bueno por cierto, un par de malabaristas y una cantante malona pero simpática. Luego la lleve a su casa y cuando se despedía le pedí que me invitara a pasar para tomar un café. Acepto gustosa y el café se convirtió en gemidos y gritos de placer. Como siempre.

Salí de allí renovado y feliz, así que para celebrar, decidí sacar mi bat y moler a golpes a una ancianita que iba pasando. Después recogí el dinero que había tirado. A un hommie que estaba cerca no le pareció mi celebración y me insulto, así que tuve que acuchillarlo. Desgraciadamente, un policía a pie que estaba a la vuelta vio todo y trato de detenerme, así que no me quedo de otra que meterle cuatro escopetazos entre pecho y espalda. Y entonces sonaron las sirenas. Esas malditas sirenas.

Vi mi auto, que desde la persecución de ayer estaba cayéndose a pedazos y decidí que era hora de renovarse o morir –literalmente- así que corrí hasta la esquina, en donde un yuppie imbecil conducía un hermoso auto deportivo. Muy amablemente abrí su portezuela y le di una patada en la cara, después lo baje y me arranque a toda velocidad. Para entonces solo tres patrullas me seguían. Nada que no pudiera manejar. Tome uno de los puentes que cruzan la ciudad y trate de perderlos. Casi lo logro, pero tuve la mala idea de atropellar a cuanto peatón se cruzaba en mi camino –y mientras dispararles a los que no estaban a mi alcance- y entonces la persecución subió de tono. Bah.

El problema con los autos deportivos es que, aunque corren como el viento, al parecer están hechos de plástico y soldados con duck tape, así que después de unos cuantos no muy amigables intentos de las patrullas por detenerme, ya no tenía cofre, puertas y dos de las llantas habían reventado. Salí disparado a toda velocidad por una rampa del freeway y caí en medio de un parque. Después de que lo que quedaba del auto se detuvo, salí y corrí hasta la avenida más cercana. Mientras corría, me pareció una buena puntada aventar unas cuantas granadas al azar. Deberían intentarlo, siempre es divertido ver volar cuerpos por entre los árboles. Llegue a la avenida y trate de conseguir otro auto. Desafortunadamente a la vista solo venia un motociclista y una señora en una minivan. Las motocicletas, aunque rápidas y divertidísimas, no son lo mas recomendable cuando seis patrullas quieren infraccionarte, y las minivan ni se digan, son tan maniobrables como un bebe borracho. Corrí otra cuadra –sin dejar de aventar granadas a las patrullas que me seguían- y lo vi estacionado: un hermoso american muscle, incluso era de mi color favorito. Sin pensarlo mas rompí el cristal con mi codo, abrí la puerta y lo encendí puenteando los cables. Arranque justo cuando las camionetas blindadas del equipo SWAT daban la vuelta en la esquina. Después de abrirme paso a punta de ráfagas de AK-47 en el tetris de patrullas y policías que ya me seguían, me dirigí como pude al helipuerto. Si hay alguna manera de deshacerse de una persecución de seis estrellas es robando un puto helicóptero.

Y si, de milagro llegue al helipuerto y logre despegar entre una lluvia de balas. Desgraciadamente, la policía sabe que es más fácil perseguir un helicóptero con otro helicóptero, así que estuve volando por media ciudad hasta que casi perdí a los tres que me seguían. El mío ya no daba para mas, así que hice un no muy elegante aterrizaje –ok, me desplome- cerca de un muelle, el que ya estaba rodeado por tantos policías que casi me da un ataque epiléptico al ver las luces de las sirenas. No me quedo de otra más que saltar al agua y rezar porque no hubiera una lancha de la policía cerca. Afortunadamente así fue, y después de nadar un buen rato, cruce la bahía y salí por otro muelle. Muy tranquilamente compre un hot dog en un puesto callejero y detuve un taxi. Me llevo a mi penthouse (con el que me había quedado después de matar a su dueño) y me acosté a dormir. Hoy fue un típico día, un buen día. Tal vez, tal vez, si tengo ganas, mañana me ponga a trabajar y cumpla con los múltiples encargos de mis jefes y contactos, eso lo decidiré después. Como dije, el trabajo de matón es muy flexible.

Hola, mi nombre es Nico Bellic y amo Liberty City.






viernes, mayo 16, 2008

WTF?

Estaba leyendo el #7 de The Invincible Iron Man y de la nada, de pronto, sale esto:





O_o

A eso le llamo yo un crossover cameo.

miércoles, mayo 14, 2008

Sugerencias?

Desde hace algunos días me he estado poniendo al corriente con algunos comics que traía atrasados, ya fuera por hueva o por el mayor temor de todo pirata comiquero que baja un putazote de números de un jalón: alcanzar la publicación actual, brrrr.

Eso me paso con una serie reciente que me gusto de sobremanera, primero, Planet Hulk y después World War Hulk (la cual leí hasta que alcance la publicación al día, que justo era el ultimo puto numero, así que después de leer de corrido toda la serie, me quede apopléjico al tener que esperar para el desenlace, snif). Supongo que esta serie me gusto por razones personales, pero aun así, es innegable que nunca, nunca, nunca, nunca nadie jamás, jamás ha estado tan emputado como Hulk en esta serie. Esta emputadisimo y eso lo hace emputar, y encima todos los personajes del universo Marvel tienen la desafortunada idea de hacerlo emputar mas, y cuando uno cree que ya no puede estar mas emputado, oh sorpresa, se emputa aun mas. Imperdible la madriza que le pone a Iron Man y a The Sentry, aunque de hecho, Hulk madrea a todos, a todos. Piensen en un superhéroe del Marvel y Hulk le puso en su madre. Así de emputado estaba. (Spoiler: El final del What If: Planet Hulk, en donde el es el que muere y no la otra persona, casi me hace soltar una lagrimita, snif.)

Hulk, muy, muy emputado, justo antes de usar a Iron Man como palillo de dientes.


Después seguí con The Walking Dead, comic que ningún amante de los zombies puede dejar de leer. Es como Lost, pero con zombies y sin mamadas. Trata sobre el clásico Apocalipsis Zombie, todo lo que sucede después y como los sobrevivientes tienen que aprender a lidiar con el mundo que quedo. Y de nuevo, alcance el #48, que es el actual, snif. Aunque los últimos números, sobre todo ese, el #48, me dejaron con un mal sabor de boca, no por ser malo, pero no mamar, ya son demasiadas pinches tragedias, al protagonista nomás le falta que lo cague una paloma zombie. Aun así esta bien chingón. Ah, todo es en blanco y negro, lo que le da un toque mas noir.



Y por ultimo, mi personaje favorito de Marvel después de Wolverine: Punisher. Aquí si pude bajar la serie MAX Punisher (escrita por Dios en persona: Garth Ennis) completa hasta la fecha, los 49 números. (La serie MAX es la “adulta” -por no llamarla gore y gross- de Marvel) Y ah!, que chingón es Punisher, sobre todo en este universo, en donde no hay superhéroes y Castle es mas sicótico que nunca. Me gusto que se enfocara en temas actuales –coyunturales diría alguien que conozco-, como la lucha contra el terrorismo, la trata de blancas, el trafico de influencias, etc, etc.

Y después lo de siempre, alcance lo nuevo de The New Avengers (huevos, ahora me voy a esperar hasta que acaben con su desmadre Skrull y leeré la recopilación, me niego a andar persiguiendo todos los números) y baje lo que va del volumen 3 de The Ultimates, del que por cierto no me gustaron los nuevos trazos, le quitaron todo el realismo y cinematografía que los habían caracterizado en los dos primeros volúmenes. Sobre todo me cago Thor, que de ser un personaje aterrizado y humano, ya lo regresaron a la mamoneria divina de siempre, aparte de que parece un puto toro albino.

Y ahora me quede sin algo para leer, así que acepto sugerencias, nomás con algunas consideraciones:

  • Si me van a recomendar algo, por favor, que sea una serie autoconclusiva. Es cagante leer algo que ya tiene pinche mil años de background y no se le entiende ni madres a menos que se lean los 280 números anteriores o que hay que rastrear por 32 series diferentes para seguirle el hilo (Te estoy viendo a ti, Civil War ¬¬). O por lo menos que ya tenga uno o varios arcos arguméntales completos.
  • Dos palabras: NO DC. Me caga DC, me caga la madre, me rompe las bolas. No me pregunten por que, no tengo ninguna razón en especial ni argumento lógico, nomás me caga de la misma manera en que me cagan los chayotes. Lo único que soporto es Batman y eso solo si es un comic de autor, Miller o Pope, por ejemplo.
  • Nada de manga. No tengo nada contra el manga, pero nomás no es lo mío. (Snikt! me gusto, pero Wolverine es Wolverine aquí y en Japón).

¿Entonces que chingados quiero? No se, sorpréndanme. Cosas como las que he leído y me han gustado, como Preacher, V for Vendetta, Watchmen, Maus, Hitman, The Authority, Next Wave, Invincible, Annihilation, Deadpool (el personaje mas cagado del universo, muy por encima de Spiderman) Marvel Zombies, etc, etc.

Yo se que por ahí anda un pequeño nerd lleno de sorpresas, anda, es tu momento.


P.D. Subiria algunos de los comics, nomas diganme en donde me aceptan mas de 100 mb, pfft (Y no, me caga Megaupload).


lunes, mayo 12, 2008

¿Y tu eres...?

Hecho:

Estoy sentado en un bar con mis amigos, empedandome como la gente decente cuando de pronto alguien, por la espalda, me toma de los hombros y me sacude entre grititos inarticulados. Después de un momento de sorpresa de y de varios alarmados “quepedoquepedoquepedoquepedo” me levanto y miro a mi atacante, que es una mujer como cualquier otra (entiéndase que por “cualquier otra” me refiero a que tenia, entre otras cosas, pechos y vagina, la cual, como quedo claro en un post anterior, es muy adecuada para introducir un pito, pero ese es otro asunto). Después de la alarma y posterior calma, siguió este dialogo:

Ella: —Hooooolaaaaa!!! ¡Que milagro! ¡¿Cómo estas?!
Yo: —Eh…ps bien, bien, ps aquí nomás.
Ella: —Jaja! No te acuerdas de mi, ¿verdad? Soy Estrella, del J. Guadalupe!
Yo: —Ahhhh… ¿Qué paso? ¿Cómo estas?
Ella: —Bien, aquí con unas amigas. Oye! Estas igualito! No has cambiado nada!
Yo: —Jeje, ps no se, yo me veo igual todos los días.
Ella: —Jaja! Oye! Dame tu teléfono! Tenemos que juntarnos! le voy a avisar a Fulanita y a Perenganita, les va a dar mucho gusto verte.
Yo: —Bueno, a ver, apuntale…
Ella: —Ahh! ¿Es tu cámara? Que nos tomen una foto! Y me la mandas, ¿eh?

Después de un par de fotos y de intercambiar promesas de no dejarnos de ver de nuevo, se despidió y siguió su camino con sus amigas. Yo me senté y tome otra cerveza de la cubeta.

Pedro: —Oye, ¿Quién era?
Yo: —No se.


Hecho:

Voy entrando un bar con una amiga y en el camino hacia la barra, un tipo que esta sentado extiende una mano y me detiene.

El: —Thrasher! ¿Qué pedo cabron? ¿Cómo estas?

Me sumerjo en mis recuerdos, tratando de ubicar en donde y quienes me decían así, pero de eso hace más de diez años y la cara del tipo no me dice nada.

Yo: —Quiubole güey, ¿Cómo estas?
El: —Bien, aquí, chupando con unos compas, ¿Y tu que pedo, que has hecho?
Yo: —Ps nada, aquí nomás, lo de siempre…
El: —Si te acuerdas de mi, ¿Verdad?
Yo: —La neta no, jeje
El: —Soy Fernando güey, del MJC
Yo: —Ahhhh, ya, ya, pues no mames, estas bien cambiado.
El: —Y tu sigues igualito cabron.

Después de unas frases mas y un apretón de manos, sigo mi camino hacia la barra.

Amiga: —¿Y ese quien era?
Yo: —No se.


Hecho:

Voy entrando al COSTCO y mientras tomo uno de los carritos con una mano, con la otra, sin ver, extiendo la membresía hacia uno de los dos tipos que están parados en la puerta. Cuando voy pasando junto a ellos escucho un: “Ni se ve bien, cabron” pero asumo que se lo esta diciendo a su compañero y ni siquiera volteo.

Después de comprar unas pantimedias y un kit de manicura una botella de whiskey y beef jerky, me dirijo a las cajas, pago y en la puerta de salida extiendo el ticket hacia el tipo que los revisa. Mientras el hace lo suyo, yo miro ensimismado a lontananza (que en este caso es el estacionamiento, en donde una señora gorda en bermudas dirige, como lo haría Tutankamon a un esclavo de las canteras, a un tipo que suda para meter unas cajas en su minivan). Luego me extiende el ticket.

El: —¿Qué pedo cabron? ¿Ya no saludas?

Aquí volteo y lo miro por primera vez, es altísimo y flaquísimo.

Yo: —Ah cabron, no te había reconocido, ¿Qué pedo?
El: —Jaja, desde que entraste te reconocí, no has cambiado nada güey.
Yo: —Eso dicen, ¿Y tu que? ¿Te sigues juntando con aquellos?
El: —Pues si, a veces los veo todavía, ¿Tu ya no vas para allá?
Yo: —Nah, ya tiene rato que no.

Después de despedirnos, sigo mi camino allende la puerta. La emperatriz gorda se ha ido.

Y aquí nadie me pregunto, pero pueden hacerlo ustedes y la respuesta es la misma:

Yo: —No se.

En verdad no se a que se deba que mi factor de reconocibilidad sea tan alto. Una posibilidad, la mas lógica, es que en verdad no haya cambiado mucho en tres lustros, lo cual, ahora que lo pienso y veo mi fea cara en el espejo, puede ser la causa de todas mis desgracias, snif.

La otra razón, por la que me inclino mas, es que simplemente soy inolvidable.

*Pausa para que los lectores se admiren ante mi incomparable modestia*

El caso es que las escenas anteriores son muy comunes; gente que según yo no había visto nunca en mi vida me reconoce y me pone en situaciones incomodísimas, las cuales, como el caballero que soy, trato de librar lo mejor que puedo. Es extraño, porque si bien siempre he sido interesante y encantador…

*Otra pausa para mas admiración*

…nunca he sido del tipo popular que tiene mil conocidos en donde se pare. No, a mi nunca me ha gustado conocer gente (odio a la gente), pero supongo que los que me conocen se quedan con una impresión perdurable. O tal vez se acuerdan de mi por los dos lunares con pelos que tengo en las mejillas. Pero no creo, ¿Quién se fija en esas cosas?

A veces, por las noches, sueño que soy una especie de Dorian Grey región 4 y que guardo mi horrible retrato carcomido por la edad en donde nadie pueda verlo. Después despierto sudando aterrorizado gritando: “No mami, en el baúl no!” pero no se si una cosa tenga que ver con la otra.

Misterios del Universo.


lunes, mayo 05, 2008

La Caja de La Verdad a la Cara Presenta:

MI VIDA EPISTOLAR:

#4: Alfa y Omega.


Era 1992 cuando terminamos la secundaria. Para la graduación, la escuela organizo, un día antes, un desayuno con uso de alberca en el hotel Real de Minas. Una de las nietas de la directora invito a algunas de sus amigas. Ahí conocí a Ana Ligia.

Al día siguiente, la noche del baile de graduación, pasaron cosas dignas de mala teen movie gringa. Ivan, uno de los juniors populares de la escuela ya traía auto y usaba ropa de fayuca, se paso casi toda la noche acaparando a Ana. Yo, que nomás era yo, hice lo que pude y al final, para sorpresa de todos hasta mia, Ana se quedo conmigo. Bailamos el resto de la noche (existe una foto horrible en donde me veo usando un saco con hombreras y las mangas remangadas) y cuando llegó su papa a recogerla, me beso y se subió corriendo al auto. Yo me quede ahí en la oscuridad de la calle, parado con las manos metidas dentro de mi saco con hombreras y una sonrisa que no me cabía en el rostro.

A los días que siguieron a esa noche pertenece esta carta:





Fueron buenos días. Reuniones en el terreno (en una de las cuales nació una de esas anécdotas/reclamos/burlas que hasta la fecha seguimos mencionando Pedro y yo, conocida como la idiotez de: "¿Quieres algo del Oxxo?"), visitas a su casa, besos y palabras que repetían lo dicho en aquella primera carta.

Luego vino aquella fiesta.

Aun a esa edad, yo ya tenia cicatrices, pocas, pero ahí estaban. Recuerdo que en esa fiesta, si bien no hice nada extraño y ni siquiera fui pesado —como puedo serlo—, tuve uno de esos momentos que algunas pocas personas han conocido en mí. Digamos que si me quitan todo el sentido del humor y gracia y lo reemplazan por amargura y fatalismo, tendrán una dosis de mí que difícilmente olvidaran.

Eso paso aquella noche, y luego recibí esto:





Esta carta origino una de las imágenes más patéticas de las que tengo memoria: yo bajo un aguacero completamente empapado en la puerta de su casa mientras me decían que ella no estaba. La vi asomarse detrás de las cortinas de su cuarto.


En un principio pensé hacer de este post, como lo hice con los pasados, una burla, pero hoy, justo hoy, no tengo ganas.

Porque después de releer las dos cartas, me doy cuenta de que ahí, en esos dos momentos, separados solo por mi forma de ser, esta retratada casi toda mi vida y todas mis experiencias con las mujeres. Casi siempre, cuando me he relacionado con una persona, pueden pasar pocas o muchas cosas, pero invariablemente, esas dos cartas o sus momentos equivalentes siempre marcan el principio y el final.

Porque esas dos cartas o sus equivalente, en su momento, me las dieron Paty, Tzolkin, Paola, Keyla, Silvia, Ivonne, Irma, Karina, Claudia, Marcela, etc, etc, etc, etc, etc, etc.

No se necesita ser un genio para encontrar el factor común.

Y no me lamento ni me autocompadezco, no. Claro, la mayoría de las veces —sino es que todas— me gane las cartas a pulso; la primera por ser yo mismo, sin poses, sin todo el show que la gente lee en este lugar y toma en serio, y la segunda tambien por ser yo mismo, sin poses, siendo un hijo de puta cínico y frío. O simplemente por sabotear la relación. Pero nunca, y de eso estoy seguro, por no mostrarme tal cual soy. Podrán acusarme de muchas cosas, la mayoría de ellas ciertas, pero jamás de hipócrita.

Simplemente, y eso me lo dijo alguna de ellas, soy "sencillamente complicado". Creo entender a que se refería. El problema es que entender lo que uno es no significa que uno puede solucionarlo en caso de que necesite solución. En lo personal, aunque al principio —me refiero a hace años, cuando iba creciendo— no me importaba mucho recibir la segunda carta, ahora, entre mas pasa el tiempo y aunque he cambiado mucho desde aquellos días —para bien, para mal— y trato de evitarla, aun sigue llegando.

Supongo, con razón, que el del problema soy yo.

El problema es que dicho problema no tiene solución.

Porque no se trata de cambiar, no se trata de quitar o añadir capas a la personalidad; no se trata de empatia ni conciencia. Se trata de lo que uno es en el fondo. Se trata del ecce homo. Se trata de lo que uno se pone en la mano y ofrece a otra persona. Y si uno considera que eso que ofrece, eso que uno es, esta mal, entonces esta jodido y más allá de toda ayuda. No creo que exista algo peor que creer que uno, en el fondo, no sirve.

Es por eso que siempre trate de tomar esa segunda carta con resignación, un poco de pena, algo de gracia y mucha filosofía. Si, fue mi culpa, mi abuso, mi error y omisión, y por lo tanto nadie mas que yo soy responsable. Nunca me he negado a pagar mis deudas, y no se por cuanto tiempo las seguiré pagando, solo se, de hecho, que la deuda ya no sigue creciendo, y que en algún momento terminare, y entonces ya no deberé nada.

Porque se acabaron las cartas para mi; tanto la primera como la segunda.

Una parte de hacerse responsable es saber cuando se debe dejar de jugar, cuando ya no se puede seguir apostando. Reconocer que la unica mano que tenemos para jugar no tiene nada que hacer contra la mano de la otra persona. Es entonces el momento de cambiar las pocas fichas que nos quedan, levantarnos de la mesa y retirarnos.

Claro, existe la otra opción: ir con todo aun sabiendo que se va a perder. Eso es decisión personal y puede servir para redimirse con uno mismo, pero al final el resultado es el mismo.

El juego se termino para uno.



Ahora hay un gran silencio.

Afuera el mundo es blanco, adentro, gris. Lo acepto. Pienso que la vida será más apacible. El silencio se convertirá en mi lengua materna. Habrá descubrimientos y revelaciones, pero ningún trastorno. Es posible que mas adelante el mundo vuelva a tener algo de color para mí.

En vida nos consumimos. Al morir vivimos. Recordare eso.

Me regocijare. Twang. Twing. Twong. Hasta que muera de nuevo, hola, hola, hola, hola.



jueves, mayo 01, 2008

La Caja de la Risa presenta:

MI VIDA EPISTOLAR:

#3: ¿Amigos?


La ves por primera vez, te gusta. No importa como, pero te acercas, la conoces. Hablan, platican de todas esas intemporales nimiedades. Te acercas más, das ese paso, y entonces, recibes una cartita que por lo general comienza así:





Y eso solo puede llevar a lo inevitable, que es algo como esto:


escan0004


Y yo no quiero que descuides tus clases de dibujo y perspectiva por andar con el imaginario Ivan.

Pero esta otra, desde el amenazador "Es enserio" hasta el sobreentendido: "Ha-ha!", es una joya de rencor y revanchismo:



escan0001


¿Amigos? ¿¿AMIGOS??

A ver pinches viejas, vamos aclarando algo de una puta vez:


NO QUEREMOS SER SUS AMIGOS.


Se los voy a explicar con manzanas.

Axioma #1:

Los hombres tienen pito.

Axioma #2:

Las mujeres tienen vagina.

Corolario:

El pito se introduce en la vagina.

Ya es hora de que lo entiendan: los hombres no queremos su amistad; queremos meterles el pito en la vagina. Así ha sido durante miles de años y así seguirá siendo hasta el fin de los tiempos o hasta que logremos producir lavadoras con vaginas, lo cual nos permitira remplazar a las mujeres de una vez por todas.

La amistad entre un hombre y una mujer es un mito tan viejo como falso. Cualquier hombre, por más que asegure ser su amigo, no dudara en meterles el pito si se apendejan. Ahora bien, a riesgo de contradecirme, es cierto que puede existir la amistad entre un hombre y una mujer, siempre y cuando esta amistad incluya periódicas introducciones del pito en la vagina, pero esto por lo general es mas complicado y no debe considerarse como simple amistad.

No se que retorcida imaginación lleva a las mujeres a creer que pueden ofrecer amistad cuando lo que el hombre quiere es que le ofrezcan las nalgas.

Las mujeres, siempre luchando contra la naturaleza y su lugar en el mundo que es en la cocina y con la pata rota, piensan que es preferible salir con mamadas como "te quiero como amigo" a decir la verdad: que no quieren que les metamos el pito. Se habrían evitado cientos de guerras si las mujeres fueran directas y honestas (también, por ejemplo, nos hubiéramos evitado el acueducto de Querétaro, que un Marques pendejo mando construir para que monja de la que estaba enculado tuviera agua cristalina para lavarse las verijas. Es innecesario decir que al final la pinche monja nomás le dio las gracias y el Marques se hizo la chaqueta mas cara de la historia).

Así que por favor, eviten pendejadas como: "Es que regrese con mi exnovio", "Necesito tiempo para mi" o "Mereces algo mejor" y simplemente digan: "Sabes? ya tengo a alguien que me meta el pito y no soy fan de la doble penetración". Punto.

Les aseguro que los hombres apreciaríamos mas que se pusieran la mano en la vagina diciendo: "Mira-mira! y no te do-oy!" a insultarnos ofreciéndonos amistad, puaj.

¿Amigos? gatumadre.


Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog