martes, marzo 06, 2012

Confesión.

No amo la comida.

Claro, la comida me cae bien y nunca he tenido grandes diferencias con ella (más allá de la eventual infección estomacal y el conflicto de intereses sobre mantenerse dentro o afuera y el método de salida), pero amar la comida, sentir pasión y locura por ella, no, nada.

Soy de esas personas que rara vez sienten antojos mortales. Sí, muchas veces se me antojan cosas en específico, pero si no las tengo a la mano, con comer cualquier cosa, el hambre y el antojo desaparecen. En cuanto a alimentación, soy la persona más aburrida del mundo.

Y esto puede sonar extraño viniendo de un ex gordo (alguna vez pesé 94 kilos, y hasta hace un año pesaba 84) que literalmente comía puros antojos y porquerías diversas, pero creo que justamente ese modo de vida –y su posterior abandono- tuvieron la culpa de que ahora, la comida me de, básica y prácticamente, lo mismo.

Por ejemplo, llevo unas tres semanas con el apetito completamente muerto y he estado comiendo lo mismo todos los días: cereal por la mañana, atún a medio día y de nuevo cereal por la noche. Todos.los.días. Claro, el fin de semana me atasco de cerveza, whiskey y pizza, pero eso tiene más que ver con costumbres y rituales que con la comida per se.

Justo en unas semanas voy a cumplir un año de que empecé mi régimen alimenticio actual, que, para una persona normal, es horrible, insípido y soul-crushing, pero para mí, como el sociópata que soy, es completamente aceptable. Este régimen lo inicié de un día para otro, cortando de tajo con las porquerías y fritangas. Dicho cambio no me costó ningún trabajo y hasta la fecha no sólo lo he mantenido, sino que incluso lo he simplificado (antes preparaba las pechugas de pollo con ensaladas, verduras y condimentos; hoy sólo las aso a la plancha y las como así, en tres bocados, sin más, lo mismo con el atún, que si ando con ganas, le pongo media lata de verduras y ya).

Creo que es por eso que me es tan difícil entender porque la gente engorda y le cuesta tanto trabajo comer bien. Cuando escucho que alguien no aguanta más y se rinde ante un antojo (y se justifica de mil maneras) para mí no tiene sentido, ¿Si no querías ceder y comer eso, por qué no comiste algo más? y no se trata de fuerza de voluntad ni de dejar de comer, pero –repito-, la comida es comida y cumple la misma función, sólo escoge lo que menos daño te haga y ya.

Y para cerrar, no puedo dejar pasar una de mis mayores incongruencias y curiosidades: Después de aclarar que para mí una esponja y un bagel son iguales en cuanto a su capacidad para quitar el hambre, confieso que me gustan los programas de comida. Por ejemplo, me encanta el programa de Anthony Bourdain y Man Vs. Food, también los de comidas exóticas e incluso los tan de moda sobre pasteles y cupcakes. Supongo que es algo de morbo y curiosidad; me gusta ver como la gente disfruta la comida; me maravilla su amor y dedicación a ella, cuando a mí me vale tanto madres.

Soy un monstruo.


20 comentarios:

Anónimo dijo...

Que horrible vida tu. Delgada y horrible vida.

Dracov dijo...

Monstruo?... mostruo la gorda que ocupa dos lugares en el metro o el microbus!!!!
Monstruo el gordo que no se quita de en medio del camino cuando quieres pasar, lo empujas tantito y todavia se enputa.

Anónimo dijo...

Ay sí, ay sí. Soy un Monstruo.

Dracov dijo...

Monstruo?... mostruo la gorda que ocupa dos lugares en el metro o el microbus!!!!
Monstruo el gordo que no se quita de en medio del camino cuando quieres pasar, lo empujas tantito y todavia se enputa.

SodaDigital dijo...

Yo he de confesar que salí con un antojo tremendo de comer tomates horneados y sazonados después de ver Ratatouille

Ana Marinera dijo...

Para mí la comida tiene que ver con la rutina:

Si tengo rutina, como exactamente lo mismo todos los días y no me causa pesar: Huevo en la mañana con una taza de café, como pasta y verduras con carne, y ceno un pan.

Si no tengo rutina, me doy mis gustos, pero puedo pasar meses comiendo lo mismo.

Tom Schindler dijo...

Y sigues fumando con tu dieta insípida?

mario brhemenz dijo...

Cual es tu relación con el coqueto?
http://youtu.be/Srb1m5bxWlo
Aaasí estuve de denuniarte :D
saludos

Anónimo dijo...

Ay! Un monstruo anoréxico!!

Syous dijo...

No se si te pase pero en lo particular como mucho más cuando estoy acompañado... es más facil caer en la tentacion de otro taquito mas con el pretexto de la plática de sobremesa o compartir el lunch. Es normal ese desapego a comer cuando estas solo en tu cocina...

Anónimo dijo...

El sabor es el que da el placer, los placecer pueden provocar costumbre o adicción ;)

Sir David von Templo dijo...

¿Y ahora porquè tu blog se llenò de trolls, mi estimado Huevo? En cuanto a lo de que seas un monstruo, pues no se, la humanidad ya esta sobrevalorada, ademàs concuerdo aqui con el cuate Dracov... Los monstruos son esos sujetos que por carecer de la disciplina y la fuerza de voluntad necesaria, terminan convertidos en cosas parecidas a los Mondoshawah del Quinto elemento...

Saludo

Dariela Urías dijo...

Ja! eres de los hombres que no se enamoran por la panza, btw nunca he entendido bien ese termino de " a los hombres se le llega por la panza" o_O

Anónimo dijo...

¿En qué trabajas? ¿Alguna vez te gustaría abandonarlo todo e irte a viajar por el mundo?

hommus novus dijo...

concuerdo con Syous...cuando uno esta solo (y me refiero a solo, solo) la cocina no es el mejor lugar para estar...o te atascas de mugrero o nomas te haces wey ahi...y monstruos los gordos que dicen " si me quiere, que me quiera asi como estoy"...asco!!

Mamá Huevo dijo...

Querido Huevito.

Me gustaría recordarle que con esa dieta eventualmente se le van a bajar las defensas y se va a enfermar. La carne la puede mandar a la chingada, pero tome sus 2 lts de agua, consuma frutas y verduras.

Puede comer exactamente lo mismo, pero agregar vitaminas, o un jugo V8 o comprar una ensalada de frutas.. usted ya sabe algo por el estilo.

Lo extrañamos en la casa..

Mamá Huevo

Mamá Huevo dijo...

Ah, olvidé recomendarle para los fines de semana tomar cerveza Sol-clamato.

Sabroso y nutritivo!

Mamá Huevo.

cesar romero dijo...

no... no eres un mostruo... no te hagas ilusiones... eres un PENDEJO y ya.. tan inteligente que te sientes y ahora con este post confirmas que eres un puñetas al referirte a la comida como si fuera algo insignificante en la vida misma, y no, no soy un obeso como podrias blasfemar, simplemente la comida es uno de los grandes placeres de la vida, y cualquier persona sensata... que digo sensata, VIVA... esa es la palabra.. lo entiende.. salud puto y BON APETTITE.. ajua.

AndPerseo dijo...

Si te hace sentir mejor, perdí el olfato de niña así que la única comida que medio huelo es el atún, convirtiéndolo en un manjar. Pasé al menos un año comiendo sólo eso y nunca me hartó.

Saludos

Directorio Mexico dijo...

Excelente entrada

Visitas

Seguidores

Busqueda.


Archivo del blog